Skip to main content

No te compres un gaming laptop: compra un Steam Deck

Broken laptop on fire
(Image credit: Labutin.Art / Shutterstock)

Te voy a contar un pequeño secreto: nunca me han gustado los gaming laptops. En los muchos años que llevo como periodista tecnológico he tenido la oportunidad de probar algunos laptops increíbles para juegos pero, aunque me han impresionado por su rendimiento, nunca he sentido la necesidad de tener uno.

En cambio, siempre vuelvo a mi fiel PC de sobremesa. Es más cómodo de usar y, a pesar de que los componentes son más potentes que nunca, ni siquiera el laptop para juegos más potente puede competir con mi PC de sobremesa en rendimiento bruto.

El hecho de que pueda actualizar mi PC para mantenerlo al día o cambiar cualquier componente problemático, también significa que tendrá una vida útil mucho más larga que un laptop. Al cabo de un tiempo mi PC acaba siendo como la Nave de Teseo: si se actualizan todos sus componentes, ¿sigue siendo el mismo PC? Quizás no, pero sin duda es más barato que comprar un portátil para juegos completamente nuevo cada cinco años.

Por supuesto, mi aversión a los laptops para juegos ha hecho que me pierda su portabilidad y comodidad. Aunque mi voluminoso e incómodo PC de sobremesa sea mi favorito, no me lo voy a llevar a ninguna parte.

Pero los gaming laptops me hacen sentir que me pierdo demasiado. Sí, son más portátiles que mi PC pero son lo suficientemente voluminosos y pesados como para no querer llevar ninguno de ellos a cuesta. Además, la escasa duración de batería significa que, si quiero jugar en serio, tengo que mantenerlo enchufado. Eso no es tan portátil como dicen.

Así que estaba perfectamente contento con mi vida de PC de sobremesa. Y cuando me apeteció jugar a mis juegos de PC en el televisor de mi salón, en el piso de abajo de mi casa, no me compré un laptop para juegos: construí un PC de sobremesa compacto y de pequeño formato. 

Young gamer playing online platform with neon lights in background

(Image credit: DisobeyArt / Shutterstock)

Steam Deck es la solución

Pero aunque ningún laptop para juegos me ha convencido, el nuevo Steam Deck de  me da todo lo que quiero que los laptops no me ofrecen. Es lo suficientemente compacto como para poder llevarlo cómodamente conmigo. Incluso puedo utilizarlo en un autobús o en un tren, algo que nunca haría con un laptop para juegos.

Al igual que con los gaming laptops, me permite acceder a un montón de mis juegos de PC. Aunque jugar a títulos que no son de Steam es más complicado, hay soluciones. El Steam Deck también me ha hecho volver a juegos que creía que no volvería a jugar. Nunca había probado Hotline Miami en un laptop para juegos pero, después de hacerlo en el Steam Deck, no pude dejarlo.

Tunic

(Image credit: Tunic)

También hay nuevos juegos, como Tunic, que parecen encajar perfectamente con el Steam Deck. Este juego de rol inspirado en Zelda funciona estupendamente en el Steam Deck, y no puedes imaginarme jugándolo en un laptop o en un PC de sobremesa.

El diseño compacto de la Steam Deck ha hecho que juegue con ella mucho más que con cualquier laptop de juegos, pero hay otra diferencia importante que ha hecho que esté más dispuesto a usar la Steam Deck: no hay Windows 10 u 11.

La Steam Deck funciona con el sistema operativo Steam OS 3.0, basado en Linux, y cada vez estoy más convencido esta es la clave jugada maestra. Como resultado, arrancar el Steam Deck lleva unos pocos segundos y Valve — la compañía detrás del Steam Deck — ha implementado funciones no disponibles en Windows 10 u 11, como la capacidad de apagar el Steam Deck y que ésta suspenda tu juego para que, cuando la vuelves a encender, el juego aparece exactamente donde lo dejaste. Esto lo que la hace perfecta para una partida rápida en cualquier momento durante el tiempo que sea.

Photo of Steam Deck handheld console playing God of War

(Image credit: Future)

En comparación, jugar a un juego en un portátil para juegos con Windows es un verdadero dolor de cabeza, con más pasos, más tiempo gastado en cosas que no son jugar y menos funciones para jugadores que una consola como Steam.

Por supuesto, todavía hay cosas en las que los laptops para juegos tienen ventaja. Para empezar, son más flexibles: puedes trabajar cuando no estás jugando. Pero el Steam Deck tiene un modo de escritorio, que te permite ejecutar ciertas aplicaciones. Si la conectas al hub USB-C, puedes usar un teclado, un ratón y un monitor. Aunque no es tan útil como un laptop, puedes utilizarlo como un PC para muchas tareas. También puedes instalar Windows 10 en el Steam Deck, si quieres.

Las consideraciones energéticas merecen punto y aparte. Cualquier laptop para juegos va a superar a la Steam Deck, pero a mí no me importó por que la Steam Deck dura más. Además tiene suficiente potencia para ejecutar juegos como God of War y Elden Ring con un nivel gráfico decente y, aunque creo que el Steam Deck es más adecuado para juegos indie de inspiración arcade, significa que si quieres jugar a un título AAA cuando estás lejos de tu máquina principal, puedes hacerlo sin problema.

A mí me resulta particularmente agradable encender rápidamente Elden Ring para cultivar runas y mejorarlas mientras estaba en el sofá. Como padre de un niño pequeño, esto encaja bien en el caos de mi vida. De nuevo, nunca he tenido la necesidad ni las ganas de hacer lo mismo con un laptop para juegos. Gracias al duro trabajo de Valve, Elden Ring también es mejor en algunos aspectos que mi caro PC para juegos.

Lo último que tiene a su favor el Steam Deck es el precio. Con un precio de 399 dólares para el modelo básico, 529 dólares para la versión de 256 GB y 649 dólares para el modelo de 512 GB, la Steam Deck es mucho más barata que la mayoría de los laptops PC. 

Así que, aunque de momento no es fácil hacerse con uno — hay una lista de espera de varios meses — yo te recomendaría adquirir una Steam Deck en lugar de un laptop para juegos, sobre todo cuando aumenten las existencias y sea más fácil comprarla.

También es posible que la Steam Deck no sea un modelo único sino la primera de una serie de modelos a cargo de Valve y otros fabricantes que podrían hacer su propia versión. Esto puede dar lugar a una nueva categoría de dispositivos portátiles para juegos de PC basados en la Steam Deck. Si esto ocurre, los gaming laptops podrían tener sus días contados.

Senior Computing editor

Matt (Twitter) is TechRadar's Senior Computing editor. Having written for a number of publications such as PC Plus, PC Format, T3 and Linux Format, there's no aspect of technology that Matt isn't passionate about, especially computing and PC gaming. If you're encountering a problem or need some advice with your PC or Mac, drop him a line on Twitter.