Skip to main content

Microsoft cambia la barra de tareas de Windows 10 — y podría causar problemas

Windows 10
(Image credit: Microsoft)

Microsoft ha cambiado la barra de tareas en las últimas versiones de prueba de Windows 10. Si los cambios que ha realizado en estas versiones se mantienen para la siguiente actualización, podría afectar seriamente a aquellas personas que no hayan activado su versión del sistema operativo.

El plan de Microsoft es cambiar algunos de los ajustes de la taskbar — ahora disponibles en el menú contextual — y moverlos a la aplicación de Settings de Windows 10. De confirmarse, este cambio lo tendrás lo quieras o no.

Como apunta Windows Latest, Microsoft ha experimentado con la manera de gestionar la barra de tareas en las últimas versiones de prueba de Windows 10, moviendo algunas opciones a la aplicación de Settings, incluyendo la capacidad de mostrar u ocultar varios botones — como la vista de tareas o el área de trabajo de Windows Ink — además de las opciones para el campo de búsquedas, también incluyendo la capacidad de ocultarlo.

Esta decisión va en la misma línea de otras actualizaciones de Microsoft. La compañía de Redmond está moviendo todas las opciones de configuración del sistema desde varias localizaciones a un punto central: la aplicación de Settings — al estilo de macOS y sus Ajustes del Sistema.

Existe la posibilidad de que, en el futuro, algunas de estas opciones no aparecerán al hacer clic con el botón derecho en la barra de tareas. En macOS, sin embargo, sí se pueden acceder a opciones del dock con el menú contextual aparte de la aplicación de ajustes del sistema.

Activación obligatoria

Para la mayoría de los usuarios de Windows 10 esto podría representar una pequeña molestia. Aunque es consistente con el deseo de Microsoft de simplificar el uso de Windows 10 para todos los usuarios, incluyendo los más básicos, algunas personas se van a encontrar con la incapacidad de cambiar su taskbar desde el menú contextual.

Y, para una minoría, el cambio podría resultar en la incapacidad de personalizar su barra de tareas: los usuarios que no tengan activado Windows 10 por cualquier motivo (¡ay piratas!) no podrán acceder a la aplicación de ajustes y, por tanto, no podrán cambiar opciones de la taskbar.