Skip to main content

El coste del MacBook será más barato al eliminar los procesadores Intel

Descuentos de 40% a 60% en las CPUs de futuros MacBooks e iMacs
(Image credit: Henriok/CC)

Si las filtraciones son ciertas, Apple va a cambiar los procesadores de sus MacBooks e iMacs. Pasarán de Intel a sus propias CPUs basadas en la arquitectura ARM — los chips de la serie A diseñados por ellos mismos. Y con este cambio, el ahorro del coste de fabricación será de nivel Costco: de un 40 a un 60%.

Lo que no está claro es si estas rebajazas en el precio de uno de los componentes más caros de cualquier laptop, PC o teléfono celular, se traducirán en ahorro para ti y para mí — o sólo servirán para que Apple se embolse la diferencia, aumente el margen de beneficio y engorde la cuenta de resultados.

Pero antes de empezar a dar hostias como aviones a la política de precios desorbitados de Apple, veamos más detalles:

La filtración sobre la rebaja de precio y la migración a la arquitectura nos viene del reportero más dicharachero del Barrio Sésamo Chino — el reputado analista Ming-Chi Kuo, un señor que falla menos que la pistola del bueno. Según un informe al que ha tenido acceso el blog de fanboys de Apple 9to5mac, Kuo dice que reemplazar los procesadores de Intel que ahora mismo tienen todos los Macs de sobremesa o portátiles supondría un ahorro tremendo, del 40 al 60% del coste.

Esto es debido a que Apple diseña sus propios procesadores ARM, que ahora mismo son el corazón de todos sus iPhones e iPads. Esos procesadores de la serie A — como el A12X Bionic de la nueva iPad Pro 2020

Las CPU no las fabrica Apple, que no cuenta con ninguna chip foundry como la llaman los hispanos más cursis y los americanos, sino que lo hace la compañía taiwanesa de semiconductores TSMC. 

Es decir, que el gasto de Apple se reduce a pagar a TSMC a precios de fábrica y, según Kuo, añadir un controlador USB que es lo único que les da Intel integrado en sus CPUs. Un coste ínfimo comparado con el resto.

Más velocidad y menos gasto de batería

Aparte de la reducción de precio porque Apple controla la propiedad intelectual de sus diseños de CPU, sus chips también traen una reducción en algo vital para los portátiles: la vida de batería.

Apple y TSMC utilizan las técnicas de fabricación más avanzadas de la industria, grabando puertas lógicas a cascoporro con un tamaño de sólo 5 nanómetros, que ahora mismos está considerado como el límite físico al que se puede llegar. En teoría, si vamos a algo más pequeño que eso, entramos en terrenos de la física cuántica. En español clásico: más pequeño y el procesador se hace la picha un lío.

MacBook Air 2020

El MacBook Air tiene procesador Intel pero esto podría cambiar muy pronto, cuando Apple realice el cambio a la  arquitectura ARM en sus Macs. (Image credit: Apple)

Pero esos 5 nanómetros hacen que los chips de la serie A sean tremendamente eficientes porque necesitan menos energía para funcionar y no disipan tanto calor como los procesadores de Intel, que ahora mismo están en los 10 nanómetros, con sus procesadores Core de décima generación.

Además, a menos tamaño de las puertas lógicas, más transistores puedes meter en un chip. Y a más transistores, puedes incrementar el número de núcleo, lo que trae más capacidad de proceso y más velocidad. Por eso los iPad Pro pueden rivalizar con la mayoría de los laptops.

Ahorro en coste no significa ahorro en precio

Está claro que el usuario de Apple se va a beneficiar del cambio. Tener un MacBook mucho más rápido que realmente te puede durar un día completo sin cargar funcionando a toda velocidad es una ventaja notable respecto a los laptops con Intel, tanto de Apple como los que llevan Windows 10.

Pero lo que no sabemos es si este gran ahorro de coste en el CPU — que junto con la pantalla es quizás el componente más caro del sistema — se va a traducir en un ahorro para el consumidor. 

¿Cuándo cambiará el MacBook Pro de Intel a ARM?

¿Cuándo cambiará el MacBook Pro de Intel a ARM?

Pero me voy a tirar a la piscina después de seguir (y ser usuario) de Apple durante casi tres década: Lo más probable es que no.

Apple no baja precios. Nunca. Apple sube márgenes. Cualquier ahorro de coste se traduce en un aumento del beneficio. Especialmente con Tim Cook, que fue chief operating officer de la compañía encargado de recortar costes para aumentar beneficio mientras Steve Jobs estaba vivo. Es un maestro del arte de conseguir billones juntando céntimos de dólar recortados de aquí y allá.

Así que lo más seguro es que los precios de los MacBook Air o los MacBook Pro o los iMac y hasta el Mac Pro en algún momento futuro, se mantengan parecidos. Y si bajan, lo mas probable es que sea de forma testimonial. 

Aún así, según Kuo, el futuro de Apple parece brillante con estas máquinas ARM. Sólo por el dramático aumento de velocidad y de la vida de batería, Kuo calcula que los de Cupertino podrían dar el golpe, pasando de vender 20 millones de Macs al año a la friolera de 30 millones.

En breve lo veremos. El analista dice que los cambios empezarán a final de año — lo que probablemente significa que sabremos algo próximamente, cuando comuniquen los cambios a los desarrolladores. Tim Cook y sus mariachis tienen que estar frotándose las manos.