Skip to main content

Los usuarios de gafas de Apple no podrán distinguir entre realidad y ficción

(Image credit: iDropNews/Martin Hayek)

Una nueva supuesta filtración dice que uno de los modelos de gafas de Apple es tan avanzado que hará “casi imposible que un usuario pueda diferenciar entre el mundo virtual y el mundo real”. Vamos, que el mundo de Ready Player One está a la vuelta de la esquina, justo antes de que la singularidad ocurra, las máquinas se rebelen y nos conecten los cerebros directamente a The Matrix.

Por lo menos eso es lo que afirma un nuevo artículo de Bloomberg, que confirma algo que ya sabíamos pero añade nueva información muy interesante.

Para empezar, el artículo asegura que el orden de salida de los dos modelos de gafas de Apple no será el que esperábamos sino el contrario. Habrá una gafas ligeras de realidad aumentada que saldrán en 2022 y luego otras que mezclan realidad virtual y realidad aumentada — técnicamente, mixed reality — que saldrán en 2023 y tendrán una resolución altísima.

N301: hacia el mundo de Ready Player One

Tanta resolución que, combinado con un sistema de altavoces “cinemáticos”, hacen “casi imposible que un usuario pueda diferenciar entre el mundo virtual y el mundo real“. El código de estas gafas de realidad mixta, dicen sus fuentes, es N301. Estas gafas serán el proyecto más ambicioso de la compañía, afirma el plumilla de Bloomberg, y tendrán su propia sección en la App Store para descargar aplicaciones y juegos.

Desarrolladas por más de mil ingenieros en Apple, el artículo afirma que el diseño estas gafas son de Jony Ive, el ex-jefe de diseño de Apple, y que utilizan telas como el Oculus Quest. No requerirán que las conectes a un Mac o PC y serán totalmente autónomas, también como las Quest. 

Según la descripción, parece que las capacidades de estas gafas de realidad virtual las acercarían más al mundo de Ready Player One que lo que pueden hacer las Quest. Está claro que Facebook tendrá una versión de las Oculus Quest más avanzada para 2023, así que habrá que esperar cuál de los dos dispositivos nos acercan más a ese santo grial en el que la realidad virtual es indistinguible de la realidad física.

Pero hay una cosa que las N301 tienen que las gafas de Oculus no tienen por el momento: la mezcla de realidad virtual y realidad aumentada. Esto significa que las N301 de Apple tendrán cámaras que permitirán al usuario moverse por el mundo real mientras objetos virtuales se mezclan con los físicos de manera convincente para el cerebro humano. 

El artículo asegura que las gafas N301 están orientadas a usuarios más “hardcore” — pero a mí me suena más a que Apple quiere crear una nueva categoría de dispositivo. Uno que ofrezca, por una parte, la evasión a mundos virtuales alternativos al físico para juegos y otras cosas. Y que también permita que la gente pueda percibir el mundo físico de manera diferente, sin cerrarse a otros seres humanos.

Esta última aplicación también permitiría aplicaciones como un nuevo Facetime que hiciera creer a tu cerebro que otra persona está contigo en una habitación — algo que, es estos tiempos de pandemia y en el futuro — será clave para nuestro trabajo y vida personal.

N421: las gafas ligeras para llevar todo el día

Esto es también lo que buscarían las gafas de realidad aumentada ligeras— que supuestamente se llamarán Apple Glass — y tienen el código N421. 

En teoría, estas gafas serán como unas gafas normales tipo Ray-Ban. Y en vez de llevar un procesador independiente, actuarían como los AirPods — conectándose a tu iPhone y usando su procesador para poder analizar el mundo a tu alrededor y añadir gráficos en tu campo de visión.

Lo que no sabemos es cómo narices Apple va a realizar la proyección de realidad aumentada de forma convincente en un formato tan ligero. La parte del proceso en el iPhone está clara y es una solución elegante para reducir el tamaño de las gafas.

 Pero la parte de la proyección parece imposible de conseguir a no ser que hayan encontrado algún truco óptico desconocido. Sólo hay que ver las Hololens 2 de Microsoft, una compañía que lleva en esto de la AR mucho más tiempo que Apple y tiene algunas de las mejores mentes en este campo. La razón por la que la Hololense son tan grandes no es tanto el procesador y la memoria sino la distancia que se requiere para que la proyección de imágenes sea convincente. 

De hecho, Hololense no termina de convencer porque su ángulo de visión es más reducido que el del ojo humano. Eso resulta en un “efecto ventana”: al no ser capaz de cubrir todo tu campo de visión, los objetos se cortan al acercarte a ellos. De lejos, un coche 3D es creíble. Pero al acercarte, verías cómo se corta por todos us lados.

El santo grial de la proyección de realidad aumentada es que cubra todo tu campo de visión para que realmente tu cerebro no pueda distinguir dónde termina la realidad física y dónde empiezan los gráficos generados por tu iPhone.

El artículo de Bloomberg no tiene detalles técnicos sobre este punto, así que habrá que esperar a ver qué anuncia Apple. No sabemos si quizás Apple mostrará sus prototipos en la conferencia de desarrolladores WWDC 2020. Probablemente no mostrarán las gafas en sí — pero quizás sí podamos conocer las especificaciones técnicas. Al fin y al cabo, Apple necesita que los desarrolladores de Apple empiecen a trabajar ya en aplicaciones para estos dos dispositivos. Y un plazo de dos o tres años sería lo mínimo para tener aplicaciones y juegos de calidad.

Para eso, necesitarán parámetros sobre los que poder diseñar — aunque no tengan el hardware para probarlo por ahora.