Skip to main content

Los gángsters revendedores de PS5 lloran para que les comprendas y perdones

PS5 scalpers
(Image credit: Shutterstock/swissmacky/Future)

Una noticia que te hace tener ganas de pillar un bate de baseball e ir a romperles los Porsches y Ferraris a los gángsters revendedores de PS5. Dicen que su fama de criminales oportunistas deplorables, inmorales y codiciosos no es justa. Y lo dicen  en serio.

En una entrevista con Forbes, un revendedor de PS5 llamado Jordan ha expresado su "decepción" porque el público ha dado a los revendedores "mucha mala prensa", e incluso ha llegado a decir que la práctica de la reventa es una "industria increíblemente valiosa". Seguro de que a los miles de clientes frustrados por sus bots al intentar comprar una PS5 y una Xbox Series X a su precio normal querrán tomarse una cerveza con él después de esto.

Jordan es el fundador de un "grupo de cocineros" con sede en el Reino Unido que ayuda a sus miembros (de pago) a utilizar bots para arrebatar al público artículos de gran valor — como las consolas de nueva generación — para revenderlos a precios desorbitados.

Por algún motivo probablemente producto del consumo de alguna sustancias o sencillamente una conexión total con la realidad, el tal Jordan cree que, de alguna manera, las oleadas de clientes enfadados y decepcionados van a comprenderle cuando nos explique por qué le estamos juzgado mal.

Jordan dijo a Forbes que "parece que hay MUCHA mala prensa sobre esta industria increíblemente valiosa y no creo que esté justificada, todo lo que estamos haciendo es [ser] un intermediario para artículos de cantidades limitadas". 

Jordan afirma que sólo en enero consiguió 25 consolas PlayStation 5 y las revendió por 700 libras cada una (unos 950 dólares ). Esto supone un beneficio de 250 libras por PS5, ya que la consola se vende por 499 dólares. Un valioso servicio, dice. Valiente hijo de la chingada.

Farmville

No contento con esto, el tal Jordan compara a los revendedores de PS5 con los granjeros que venden leche a los supermercados. "Esencialmente, todas las empresas revenden sus productos", afirma Jordan. "Tesco, por ejemplo, compra leche a los ganaderos por 26 peniques el litro y la vende por más de 70 peniques el litro. Nadie parece quejarse nunca en la medida en que lo están haciendo con nosotros". Toma ya.

Aunque tomemos su argumento como válido, en realidad es una imbecilidad: el ejército de robots de Jordan básicamente compra todos los cartones de leche de la tienda y los vende con un margen de beneficio asquerosamente alto justo en la puerta de entrada con la esperanza de que estés tan desesperado por un poco de zumo de vaca como para que pagues el coste extra. Así es cómo funciona su supuesta industria. Y además vacían todas las ubres de las vacas que pueden encontrar.

El odio hacia tiparracos como Jordan es comprensiblemente alto, sobre todo en el periodo navideño, cuando muchos padres habrán visto truncadas sus esperanzas de conseguir el sueños de sus hijos. Jordan dice que ha recibido amenazas de muerte, algo inaceptable, claro. Lo que había que hacer es meterle en la cárcel y ya.

Jordan, el llorica

No creemos que nadie se apiade de este individuo falacioso. Al igual que los chacales y las hienas, los revendedores tienden a trabajar en manada para conseguir varias consolas mediante bots. Y luego se reparten el cadáver de un antílope. La velocidad y la eficacia de los bots hacen casi imposible que un consumidor normal pueda comprar una consola por Internet. 

Tanto la PS5 como la Xbox Series X seguirán siendo difíciles de encontrar durante 2021. Microsoft ha dicho que la escasez podría durar hasta junio. Hemos visto más existencias durante el nuevo año, pero los sitios web siguen teniendo problemas serios para afrontar la afluencia de tráfico cada vez que las consolas salen a la venta — gracias a los millones de bots de estos gángesters revendedores.

Mientras tanto, intentaremos avisarte en cuanto aparezcan online para ver si les podemos ganar la partida, poco a poco.