Skip to main content

La Xbox Series X es mucho más silenciosa y elegante de lo que puedes imaginar

(Image credit: TechRadar)

Después de ver las imágenes de prensa de la Xbox Series X, quizás pienses que es consola gigante. La realidad es muy diferente: la Xbox Series X es mucho más elegante y pequeña de lo que las imágenes te pueden hacer creer.

TechRadar está probando una versión no final de la Xbox Series X. Esta serie de artículos es un anticipo de nuestro análisis definitivo.

La función Quick Resume de la Xbox Series X es realmente impresionante
• La Xbox Series X is mucho más silenciosa y elegante de lo que puedes imaginar

Y sí, aunque la consola es más grande en algunas dimensiones que sus predecesoras, la Serie X es la más estilizada de todas las Xbox. Quizás esto puede deberse a su elegante diseño negro mate, que permite integrarla perfectamente en la mayoría de los entornos domésticos. 

Ya sea apoyada verticalmente o sentada horizontalmente, la Xbox Series X tiene una presencia mucho mejor de lo que cabría esperar — es una elegante caja negra que tiene pegada visual y además es tan silenciosa como un susurro.

El monolito de 2001

(Image credit: TechRadar)

El diseño de la Xbox Series X es muy diferente al de sus predecesoras: una torre vertical que recuerda a un PC compacto para gaming (aunque también puedes colocar la consola horizontalmente).

Con un tamaño de 15,1 x 15 x 30,1 centímetros y un peso de 4,45 kilogramos (9,8 libras), la consola es de color negro mate por todas partes excepto por el tono verde dentro de las rejillas de ventilación de la parte superior. El color negro mate también significa que la Serie X no se ensuciará fácilmente pero, ojo porque esa superficie se puede rayar y raspar si no tienes cuidado.

La consola es obviamente minimalista, reducida a lo esencial, sin artificios o adornos gratuitos. 

Y de su tamaño sobre el papel, el diseño simétrico de la Serie X resulta considerablemente más pequeño de lo que sugieren sus medidas. Se puede encajar con facilidad en una estantería Ikea Kallax (con un espacio interno de 39 cm x 39 cm) tanto horizontal como verticalmente. La consola se integra bien con su entorno. Lo único que necesitas tener en mente es mantener espacio libre alrededor de las rejillas de ventilación de la parte superior.

En definitiva, la Xbox Series X es un cambio positivo en comparación con el aspecto descomunal de las pasadas versiones de la consola y la competencia de Sony. Un diseño elegante, moderno y maduro.

Un arma silenciosa

(Image credit: Microsoft)

Pero quizás el resultado más espectacular del diseño de la Xbox Series X no es visual sino sonoro: es inesperadamente silenciosa. Casi nos hemos acostumbrado a que las consolas se aceleren como si fueran cazas de combate a punto de despegar cuando se ejecuta un juego que las pone a prueba.

Pero la Xbox Series X es la Xbox más silenciosa con la que hemos tenido el placer de jugar. En la pantalla de inicio la consola sólo emite alrededor de 30 decibelios — aproximadamente el nivel de audio de un susurro. Es un valor que apenas cambia cuando juegas. Ni Sea of ​​Thieves, ni No Man's Sky o PlayerUnknown's Battlegrounds fueron capaces de superar los 33 dB. Sólo al realizar una actualización pudimos registrar niveles de sonido de hasta 45 dB. Pero esto también es un valor ridículo: el que se registra en una biblioteca silenciosa. Es imposible de escucar sobre el sonido del juego a todo volumen, algo que no pasaba con las generaciones anteriores de la consola.

Y, aunque quizás éste no sea el caso con títulos de próxima generación que lamentablemente no hemos tenido la oportunidad de probar todavía, es una buena señal para una consola con una potencia tan increíble.

Sin duda, el silencio se debe al ingenioso sistema de refrigeración por módulos inventado por Microsoft y la implementación del SSD, que no hace ruido en absoluto. Sea como sea, es una buena noticia para aquellos que no quieren verse distraídos por el rugido insoportable de una máquina al límite.

Eso no significa que la consola no disipe calor. Tanto la CPU como la GPU son muy potentes y emiten mucha energía que es eficientemente conducida por su diseño interno hasta las rejillas de ventilación de la parte superior. La consola en sí también se calienta bastante y quizás podría ser un punto negativo si afecta el rendimiento cuando juegues a títulos de próxima generación con necesidad de potencia máxima. Habrá que verlo cuando podamos probar uno. 

Un diseño que no pasará de moda

(Image credit: Microsoft)

Los cínicos de siempre dicen que la Xbox Series X parece un tanque similar a una nevera. La realidad es que demuestra que, en el buen diseño, menos es siempre más. La Xbox Series X es un diseño minimalista y sin pretensiones, un cambio bienvenido, maduro y realmente futurista que no pasará de moda. Al contrario que el futurismo forzado y hortera de la PS5 (que además hace que la Xbox Series X parece diminuta).

Y si encima es silenciosa, no sólo es minimalista sino además funcional y efectiva, algo que hace que su diseño se adhiera aún más a los principios del bueno diseño industrial. En definitiva, en lo que a diseño se refiere, Microsoft parece haber vencido a Sony en esta generación.