Skip to main content

La Xbox Series X es mejor para los gamers que la PS5 y me estoy empezando a cabrear

PS5 no ofrecer valor comparada con la Xbox Series X
(Image credit: Shutterstock/Miguel Lagoa)

A pesar de estar enamorado de la PS5 desde su lanzamiento, mi entusiasmo por el sistema ha empezado a decaer lentamente. La PlayStation 5 es una gran consola con algunas características fantásticas, pero hay un lado negativo que empieza a quedar muy claro: la PS5 no puede competir con la Xbox Series X de Microsoft en lo que a valor para gamers se refiere. Y es la razón por la que me he encontrado jugando a la Xbox Series X mucho más que a la PS5. 

Ya advertí en su día que la Xbox Series X tenía una mejor relación calidad-precio que la PS5. Sinceramente, esa diferencia se ha ampliado considerablemente sólo cinco meses después del lanzamiento de las dos consolas. De hecho, está haciendo que la estrategia de las exclusivas de Sony parezca terriblemente anticuada y fuera de juego.

En cambio, a Microsoft le da igual que compres una Xbox Series X o Series S. Con Xbox Game Pass y Xbox Game Pass Ultimate, la compañía ha abierto cientos de juegos a consolas Xbox, el PC, los teléfonos Android y, pronto, los dispositivos iOS y los navegadores. Para los gamers, eso significa que prácticamente ya no hay barreras de entrada, y que cualquiera que esté interesado en Xbox o en jugar a juegos en general puede hacerlo; incluso los que sólo tienen una PS5 o una Nintendo Switch, que probablemente también tendrán un PC, Mac o un smartphone. Microsoft gana dinero con todo el mundo y ha adelantado a Sony por la izquierda.

Y a diferencia de Microsoft, Sony tiene que venderte una PS5 si quiere ganar dinero. No puede hacer negocio con los usuarios que no tengan su hardware. Aparte de los jugadores de PC que se suscriben a PS Now para hacer streaming de algunos juegos de PS4, PS3 y PS2 a través de la nube o que compran algún que otro port de PS4, no hay otro camino. Además, Sony no suele obtener beneficios con el hardware hasta pasados muchos años de la generación de consolas. Tradicionalmente, son las ventas de software, los complementos, las suscripciones e incluso los accesorios los que proporcionan los mayores beneficios.

Batalla de estrategias

PS5 value vs Xbox Series X

(Image credit: Shutterstock/Miguel Lagoa)

Está claro que Sony ha vencido millones de consolas PlayStation 5 gracias al innovador mando DualSense, una atractiva línea de títulos exclusivos y un precio competitivo. También ayuda el hecho de que la PS4 fue un éxito fenomenal para Sony, algo que ha generado un inercia en el mercado.

Pero una vez que Sony te vende una PS5, necesita convertir la pérdida del hardware en un beneficio. Así que no es de extrañar que los productos más atractivos de Sony — su línea de juegos exclusivos — cuesten ahora 70 dólares, Ni que siga firmando acuerdos de exclusividad con editores externos como Square Enix para juegos como Final Fantasy 16. También ha intentado hacer más atractivo PlayStation Plus incluyendo 20 juegos gratuitos para los propietarios de PS5. Y PS Now ha añadido la opción de descargar juegos, aunque su biblioteca todavía palidece en comparación con Xbox Game Pass y no hay títulos para PS5 disponibles. En comparación, el servicio de Microsoft cuenta con 37 títulos optimizados para la serie X/S de Xbox, un número que seguirá creciendo.

Microsoft, por su parte, está en una posición completamente diferente. Simplemente quiere atraer a más suscriptores de Xbox Game Pass. Si consigue vender hardware, es un plus enorme y obviamente lucrativo, pero ya no depende únicamente de ello como sí lo hace Sony.

A mí las pérdidas y ganancias de una empresa me preocupan un pimiento, pero estas estrategias diferentes están afectando al consumidor. 

Así, como fan de la PS5, me temo que el enfoque de Microsoft ese el que está dando beneficios a los jugadores. Como yo mismo, los gamers simplemente queremos jugar a más títulos.

El Xbox Game Pass es imposible de ignorar

Outriders on PS5

(Image credit: Shutterstock/Miguel Lagoa)

Al igual que Netflix ha cambiado la industria del cine y la televisión, Xbox Game Pass ha sido un terremoto para los videojuegos. 

La razón principal por la que enciendo mi Xbox Series X casi todas las noches es que siempre hay algo a lo que jugar que se me ha pasado, que acaba de salir o que se ha optimizado recientemente para Series X y S.

El servicio de suscripción de Microsoft te permite acceder a cientos de juegos por una cuota mensual de sólo 9,99 dólares. Y además, cualquier de los juegos disponibles puede comprarse con un 20% de descuento si prefieres tenerlo para siempre y el contenido descargable tiene un descuento del 10%. 

Los suscriptores también tienen acceso a todos los títulos de Xbox Game Studios desde el primer día, lo que incluye juegos como Gears 5, Sea of Thieves, Forza Horizon 4 y los próximos juegos como Halo Infinite, Everwild y Forza Motorsport. Y ahora Bethesda.

Por sí mismo podría ser suficiente para que algunos se suscriban, pero Microsoft ha conseguido hacer el servicio aún más irresistible asegurando un número cada vez mayor de títulos de terceros dignos de mención. Outriders y el simulador de baseball MLB: The Show 21 — hasta ahora exclusivo de PlayStation — están disponibles en Xbox Game Pass desde el primer día. Octopath Traveler, uno de los mejores juegos de Nintendo Switch, también está disponible. Si quieres jugar a Outriders o MLB: The Show 21 en PS5, tendrás que pagar 60 y 70 dólares por estos grandes títulos.

Menos gasto, más diversión

Xbox Game Pass Ultimate value

(Image credit: Shutterstock/Miguel Lagoa)

Además está Xbox Game Pass Ultimate, que cuesta $14,99 y sube la apuesta aún más, casi hasta un grado insondable. Con la suscripción a Xbox Game Pass Ultimate, obtienes todo lo anterior, además de acceso a Xbox Game Pass en PC, Xbox Live (necesario si quieres jugar online), Xbox Cloud Gaming (Beta), ventajas para varios títulos y EA Play. Si eres una persona a la que le gusta jugar en cualquier plataforma, estés donde estés, es una propuesta insuperable

Para obtener una experiencia equivalente en PS5, tendrías que pagar $9,99 al mes por PS Plus, $9,99 por PS Now y $4,99 al mes por EA Play. En total son $24,97 al mes, y no tienes acceso al juego en la nube para jugar dispositivos Android ni la opción de descargar y jugar a títulos de PS4 o PS5 en PC

Por no hablar de que tienes muchos menos juegos disponibles y hay que pagar por casi todos los títulos, sobre todo los nuevos. Cuando sale un juego como MLB: The Show 21 o una gran exclusiva de PlayStation, tienes que pagar otros 70 dólares además de su cuota mensual de 24,97 dólares — un total de 94,97 dólares o un 84% más en comparación con la tarifa plana de 14,99 dólares de Xbox, que ofrece estrenos gratis como Halo Infinite.

Un mal trato

PS5

(Image credit: Sony)

Como alguien que básicamente sólo gasta sus ingresos disponibles en videojuegos — debería comprar ropa nueva algún día —  esta diferencia de precio es simplemente demasiado grande para ignorarla.

Es por esta razón por la que me he encontrado en la cama con la Xbox Serie X después de enamorarme de la PS5. Simplemente hay más juegos a los que jugar ahora y no necesito gastar más para experimentar la mayoría de ellos. 

Por muy buena que sea la PS5, está empezando a parecer una compra de lujo. Cada vez que arranco la PS5 quiero jugar a nuevos juegos en ella. PS Plus, afortunadamente, ha ofrecido algunos éxitos como Control: Ultimate Edition, Oddworld: Soulstorm y Destruction All-Stars (un juego que originalmente iba a costar 70 dólares en su lanzamiento), pero la oferta es cortísima. En el lado contrario, Microsoft da constantemente razones para encender su consola

Además hay características de la Xbox Series X — como FPS Boost — que también me ayudan a sentir que estoy obteniendo más por mi dinero. Xbox además cuenta con un ingenioso sistema de recompensas que te anima a jugar y completar misiones para ganar puntos de Microsoft Reward. Luego puedes canjearlos participando en competiciones o simplemente obteniendo crédito Xbox. Básicamente, Microsoft te está 'pagando' por jugar.

Parece que Sony se conforma con sentarse hasta que salga su próximo gran título. Eso no es suficiente para justificar la compra de una consola de 499 dólares. No cuando la competencia hace todo lo posible por complacer a su base de usuarios. 

Incluso cuando Sony muestra su lado más generoso — como su iniciativa de juegos gratis para la pandemia Play At Home — los títulos que ofrecen son a menudo juegos que los fans habrán jugado sin duda antes o que tienen demasiados años. Regalar uno de tus juegos exclusivos no tiene sentido. Si tienes una PlayStation, ¿quién no ha jugado a Ratchet & Clank, Horizon: Zero Dawn o Uncharted 4? Yo diría que no mucha gente, ya que son la razón por la que muchos compraron la PlayStation 4.

Sony, dadnos lo que queremos

Horizon Forbidden West

(Image credit: Sony)

Sony tiene que hacer más. PlayStation Plus sigue siendo un servicio valioso. Actualmente es el único medio para conseguir juegos de PS5 sin pagar el precio completo. Pero PlayStation Now sigue siendo una propuesta poco atractiva

Sony tampoco ofrece sus juegos first-party en PS Now. Si alguna vez aparecen, suele ser meses o años después. Además, PS Now sólo permite a los suscriptores acceder a los juegos de PS4, PS2 y PS3. Y estos últimos solo pueden jugarse por streaming.

Es poco probable que Sony ponga sus preciadas exclusivas en PlayStation Plus desde el primer día porque ése es su modelo de negocio.

Es hora de que Sony haga algo más para satisfacer a sus fans y no se limite a tratar de capturar a nuevos usuarios o a alejarlos de la competencia con uno o dos exclusivas de alto nivel. Incluso Nintendo — una compañía que es notoriamente tacaña cuando se trata de descuentos y ventas — parece tener una mejor oferta.

Tal y como están las cosas, la PS5 da la sensación de estar dirigida únicamente a la gente con dinero para quemar y no a los jugadores de todo pelaje y condición económica, que supuestamente tanto le importan a Sony.

Adam Vjestica

Adam is a Senior Gaming Writer at TechRadar. A law graduate with an exceptional track record in content creation and online engagement, Adam has penned scintillating copy for various technology sites, and also established his very own award-nominated video games website. He’s previously worked at Nintendo of Europe as a Content Marketing Editor and once played Halo 5: Guardians for over 51 hours for charity. (He’s still recovering to this day.)