Skip to main content

La Xbox Series S ya muestra sus limitaciones

Xbox Series S
(Image credit: Microsoft)

La Xbox Series S es uno de los gadgets más esperados del año. Mucha gente sueña con llevarse a casa una consola de próxima generación por solo $299. Es un hermoso sueño — pero parece que la consola totalmente digital de Microsoft no es exactamente de "próxima generación" — se queda bastante por detrás de la Xbox Series X y la PS5, incluyendo la PS5 Digital Edition.

Por ejemplo, Capcom ha confirmado que Devil May Cry 5: Special Edition, uno de los juegos más esperados de 2020, no tendrá soporte raytracing en la Serie S — la técnica que permite crear gráficos realistas lanzando rayos de luz y rebotándolos en superficies 3D como en el mundo real. Esta función sí estará presente para Xbox Series X. Probablemente no sea una deficiencia importante para muchos, pero otros querrán tener esa capacidad.

PUBG, uno de los juegos más populares del mundo, estará limitado a 30 fotogramas por segundo en la Xbox Series S, mientras que en la PS5 y Xbox Series X llegará a 60fps gracias a una nueva función llamada "Frame Rate Priority", que reduce la resolución a 1080p y desbloquea el límite anterior de 30fps.

Sin embargo, estas limitaciones podrían estar causadas por la falta de optimización y no estar relacionada con la potencia de la propia consola, que sabemos puede hacer raytracing y es mucho más rápida que la anterior generación.

De hecho, Microsoft describe la Series S como una consola capaz de competir con las consolas más potentes y capaz de ejecutar juegos de próxima generación sin problemas. Sin embargo, esta noticia sugiere que la diferencia está ahí y ensombrece algo la promesa de la Xbox Series S.

Pero no nos volvamos locos por ahora. Parece que sólo estamos hablando de las decisiones de dos desarrolladores en concreto, que no son necesariamente indicativas de una tendencia. 

Por ejemplo, el esperado y complicado Watch Dogs Legion sí tendrá raytracing en Xbox Series S. Y sabemos que esta consola puede alcanzar 120 FPS con varios juegos, incluido el Halo: The Master Chief Collection, aunque con una resolución más baja que Xbox Series X: 1080p en vez de 4K.

¿Cuáles serán los verdaderos límites de la Xbox Serie S?

Lo cierto es que hay límites reales como el de la resolución, pero ésos ya los conocíamos. Y también es cierto que la Series S es una consola de nueva generación, mucho más potente que las actuales tanto de Sony como Microsoft. Y que su precio es el parecido al de un celualar de gama media.

A 299 dólares, la Xbox Series S sigue siendo una propuesta destinada a ser un éxito, y estamos seguros de que muchos la elegirán precisamente por su menor coste. A muchos consumidores no les importará ni los 30 FPS ni el raytracing por ese precio, si además tienen garantizado que pueden gastar menos para poder jugar a juegos nuevos.

Además, os elementos importantes no han cambiado y son lo mismo que en la Serie X: tiempos de carga reducidos, resumen rápido y el mencionado nuevo catálogo de juegos.

¿Habrá juegos que no funcionen en la Xbox Series S? Microsoft ya ha diecho que  todos los juegos para Xbox Series X también se ejecutarán en Xbox Series S, y que esto será así para toda la vida de estas consolas.

Lo único que cambiará es que ciertos refinamientos técnicos serán exclusivos de la versión más potente. Y además, si quieres raytracing, siempre tienes la opción de jugar por streaming.