Skip to main content

El iPhone 11 va pisando huevos

iPhone 11
(Image credit: Future)

El iPhone 11 es supuestamente el sucesor del iPhone XR, mientras que el iPhone XS pasaría a ser el iPhone 11 Pro. En Geekbench el nuevo buque insignia de Apple tiene el nombre interno del modelo — iPhone 12,1. La puntuación para operación de un núcleo (single-core) es 5,415 mientras que para multiples núcleos (multi-core) es 11,294 — algo que es incluso más bajo que algunas de las puntuaciones del XR en Geekbench. Comparado con los Android, el Galaxy Note 10 Plus tiene una puntuación multi-core de 11,120 mientras que el OnePlus 7 Pro llega a 11,227.

Sin embargo, las pruebas de Geekbench no tienen en cuenta el co-procesaror AMX en la nueva CPU A13. En teoría, esta unidad de proceso está diseñada para realizar grandes operaciones matemáticas, una capacidad similar a los motores gráficos de las tarjetas de NVidia y que es usado para acelerar funciones de inteligencia artificial o efectos de vídeo en tiempo real.

Según Geekbench, el nuevo iPhone 11 también tendría 4GB de RAM, que es para partirse de risa en los tiempos que corren. Aunque esa cantidad aumenta 1GB sobre la capacidad del modelo XR, ahora mismo casi todos los móviles Android de gama alta llevan 6GB u 8GB de base. Presumiblemente el iPhone 11 Pro y el iPhone 11 Pro Max también verán aumentados sus 4GB de RAM actuales.

(Image credit: Geekbench)

Está por ver cuál será el rendimiento de estos dos últimos modelos pero, según todo lo que podemos saber, la cosa pinta muy mal para los de Cupertino. Mismo diseño, tripas ligeramente renovadas, y ninguna nueva característica que vaya a garantizar que el consumidor se anime a actualizar sus móviles de Apple — que sepamos.

Y mientras los fabricantes chinos soltándose la melena y añadiendo nuevas capacidades a todo trapo, desde la capacidad de la batería a nuevas capacidades fotográficas que Apple ni se plantea en estos momentos, desde la sensibilidad en bajas condiciones de luz del Huawei P30 Pro hasta el zoom óptico de cinco aumentos de Oppo, pasando por el futuro sensor fotográfico de 64 megapixels en el Vivo Nex 3 o las nuevas “revolucionarias” capacidades de vídeo del Mate 30 Pro que saldrá el 19 de Septiembre. Mientras, los de Apple siguen sacando productos que parecen anticuados a precios mucho mayores.

La única esperanza de Apple es que la cámara del iPhone 11 puede plantarle cara a Huawei, Xiaomi, Vivo y Oppo. No sólo eso, sino que los consumidores se queden tan alucinados con esa cámara que se decidan a comprar el nuevo teléfono y salvar a Tim Cook y sus mariachis de otro desastre de ventas. 

Pero ahora mismo, parece que la mayoría de gente va a pasar del iPhone 11, aunque ya veremos qué pasa en la presentación del 10 de septiembre.