Skip to main content

La supercomputadora más rápida del mundo es ahora más potente todavía

Fugaku supercomputer
(Image credit: RIKEN)

La supercomputadora más potente del universo conocido ha establecido otro récord de rendimiento, acercando cada vez más a la industria de la informática de alto rendimiento (HPC) a la barrera histórica de exaescala: la capacidad de un sistema de alcanzar 1 exaflop — un billón de billones de operaciones de coma flotante por segundo — mil veces superior a la capacidad de proceso en la petaescala que se alcanzó en 2008. 

Según el último ranking semestral de Top500, la supercomputadora japonesa Fugaku ha ampliado el liderazgo que ya tenía con un nuevo rendimiento máximo de 442 petaFLOPS, según el índice de referencia High Performance Linpack (HPL). Es un incremento notable sobre los 416 petaflops obtenidos en junio.

La máquina también mejoró su rendimiento en cargas de precisión mixta HPC-AI, aumentando su puntuación en más de un tercio para llegar a los dos exaflops. Ninguna otra supercomputadora ha logrado superar la puntuación de referencia de un exaflop en ningún nivel de precisión. Para considerarse exaescala, Fugaku debería conseguir un exaflop con precisión doble, no mixta.

El incremento del rendimiento es producto de un aumento de alrededor de 330.000 núcleos con procesadores Fujitsu A64FX, una CPU basada en la arquitectura Arm. Arm es la arquitectura RISC de alto rendimiento y bajo consumo en la que está basado el procesador Apple M1. Ahora mismo, Fugaku tiene 7.630.848 núcleos — tres veces más que el número de núcleos del siguiente supercomputador en el ranking, el IBM Summit.

Las computadoras más potentes del mundo

La última versión del ranking Top500 se mantiene prácticamente sin cambios. Sólo hubo dos nuevas entradas entre a los diez primeros: la computadora JUWELS en la posición siete y Dammam-7 en el número diez. No son nuevas máquinas, sino mejoradas, como la Fugaku. 

El primero se basa en los procesadores AMD EPYC y GPU Nvidia A100 y fue construido por la firma de servicios de TI Atos, alcanzando 44,1 petaflops. Con esta marca se convierte en el sistema más potente de Europa.

Dammam-7 se encuentra en Arabia Saudí y es el segundo supercomputador entre los diez primeros que es es utilizado en un contexto comercial. Se basa en procesadores Intel Gold Xeon y GPU Nvidia Tesla V100, alcanzando sólo los 2,24 petaflops según la prueba HPL. 

Ninguno le hace sombra a Fugaku y sus procesadores Arm.

Aparte de esto, según parece, la lista registró el menor número de nuevos participantes desde que se fundó en 1993. El nivel de entrada en esta exclusiva lista de 500 supercomputadores globales sólo ha aumentado un poco en junio, yendo de 1,23 a 1,32 petaflops. El rendimiento agregado de las 500 máquinas creció muy poco — de 2.22 a 2.43 exaflops — mientras que la velocidad media se mantuvo prácticamente sin cambios.