Skip to main content

La PS5 es mejor que la Xbox Series X, según un desarrollador de Crysis

PS5 vs Xbox Series X
(Image credit: TechRadar)

Hasta que tengamos las dos consolas en nuestras manos, las discusiones sobre quién va a ganar la batalla de la PS5 contra la Xbox Series X seguirán arreciando en Twitter y Reddit. Si crees que la PS5 es el caballo ganador, aquí tienes un argumento del ingeniero gráfico de Crytek Ali Salehi.

Salehi le ha contado al sitio de videojuegos persa Vigiato (traducción cortesía de @man4dead) las razones por las que la PS5 es superior a la Xbox Series X — algo que, por otra parte, ya habíamos oído antes de otras fuentes.

En teoría, la Xbox Series X parece la consola más capaz en términos de potencia bruta, con una GPU capaz de llegar a los 12 teraflops contra los 10.28 teraflops que puede ofrecer la PS5.

Pero eso sólo es parte de la historia. Según Salehi, es más complicado trabajar con la Xbox Series X, lo que significa que llegar a esos 12 teraflops teóricos puede ser difícil. Alcanzar el potencial máximo de la PS5 es fácil, siempre según uno de los desarrolladores de Crysis — uno de los juegos con gráficos más complejos de la historia.

Según parece tener dos anchos de banda diferentes para comunicarse con la RAM en la Xbox Series X está causando problemas:

“Así que habrá cosas que retendrán a la GPU [de la Xbox Series X]” son las palabras de Salehi traducidas del persa. Muchos de los comentarios de Salehi repiten lo que ya dijo en su día Mark Cerny, el arquitecto en jefe del hardware de la PS5, que dice que es muy fácil desarrollar para la consola de Sony.

Pero al final la prueba del algodón estará en la experiencia de juego, por no mencionar el precio de una y otra consola, algo que todavía no ha sido desvelado.

Otro de los factores a favor de la PS5 son los lanzamientos de juego multiplataforma, que suelen ser diseñados con la consola más débil en mente. Es decir, que aunque la Xbox Series X tenga mucha más potencia y los desarrolladores inviertan el tiempo en exprimirla al máximo, al final los juegos pueden terminar con la capacidad de proceso de la PS5 como referencia base. 

En otras palabras: la guerra sigue abierta, por ahora.