Skip to main content

Intel afirma que sus nuevos procesadores destrozan a AMD en potencia y precio para gaming

Intel Core i7-10700K
(Image credit: Intel)

Intel se ha puesto chulita y ha sacado la navaja marketiana para acuchillar los procesadores Ryzen: la compañía de Santa Clara afirma que su nuevo Intel Core i7-10700K destroza al Ryzen 9 3900XT a nivel de precio y potencia para gaming.

El gigante de los chips ha realizado esta afirmación en una presentación que ha encontrado Wccftech. Veamos cuáles son los argumentos.

Los competidores

Para dar contexto a esta batalla por la supremacía gaming de estas CPU, esto son los datos: 

El Intel Core i7-10700K es un procesador de 8 núcleos y 16 hilos que corre a 3,8GHz con un acelerón temporal de 5.1GHz cuando las circunstancias lo requieren. Su precio de lanzamiento: 387 dólares.

El AMD Ryzen 9 3900XT tiene 12 núcleos y 24 hilos a la misma velocidad básica de 3,8GHz y con un turbo-boost menor de 4.7GHz. Su precio actual: $499 (aunque eso no refleja su precio real en muchas tiendas).

La prueba de Intel

Intel ha probado ambos procesadores con 30 juegos a una resolución de 1080p en dos máquinas idénticas con 16GB de RAM y una tarjeta Nvidia RTX 2080 Ti (aunque no mencionan las placas madres que ha usado en la prueba).

Según los resultados del gigante azul, el 10700 está a la par o es mejor que el AMD Ryzen 3900XT en 24 de los 30 juegos probados, con algunas victorias del Core i7 bastante abultadas:

  • 23% más rápido en Total War: Warhammer II
  • 17% más rápido en League of Legends
  • 15% más rápido en Monster Hunter World: Iceborne
  • 14% más rápido en Rocket League

Además, el Intel Core i7-10700K es un 3% más rápido en 12 juegos. En otros 12 juegos son más o menos iguales, con una diferencia menor del 3%. AMD sólo gana en seis juegos, incluyendo CS:GO.

La conclusión de Intel es que su Core i7-10700K es un mejor procesador y más rápido en muchos juegos por un precio considerablemente menor que el AMD Ryzen.

¿Es una comparación justa?

Hay varias razones que nos hacen pensar que la comparativa podría estar algo sesgada a favor de Intel. 

Para empezar, Intel ha elegido los juegos. Aunque sean juegos populares con un modo de prueba de velocidad, nos tenemos que preguntar cuál sería el resultado si los juegos los eligiera AMD o un tercero. O se ampliara el catálogo de títulos.

El precio es otro punto. Aunque Intel dice que su precio recomendado por el 10700K es de $387, la realidad es que el precio de venta en tienda ronda más los $410 en los Estados Unidos. Y del mismo modo, aunque el precio oficial del Ryzen 3000XT sea de  $499, el precio más habitual es de $479. Sí, el Ryzen sigue siendo casi 70 dólares más caro que el Core i7, pero el diferencial no es tan abultado como lo presenta Intel. Aún así, $70 no es una cantidad de dinero desdeñable.

Más factores a tener en cuenta

Pero aunque sea cierto que el Core i7 10700K tiene una cierta ventaja en el gaming, no podemos desdeñar el hecho de que hay vida más allá de los juegos. 

El 3900XT, por ejemplo, es mejor procesador para hacer streaming mientras juegas gracias a que tiene más núcleos y va más holgado para realizar multitarea. La prueba de Intel es con el PC enteramente dedicado al juego pero es muy posible que mucha gente necesite hacer otras cosas — como el streaming — mientras juegas.

Pero aunque hables puramente de gaming, ¿por qué no comprar con el Ryzen 3700X? Es un procesador similar en número de núcleos y sólo un poquito más lento que el 3900XT, pero el precio es radicalmente menor: sólo cuesta $290 en Estados Unidos. 

Es decir, los resultados de Intel serían prácticamente los mismos, pero de repente esa ventaja de precio de los $70 desaparecería completamente y, de repente, AMD tendría una ventaja económica radical.

Es cierto que los nuevos procesadores de Intel recortan la distancia con AMD y la superan en gaming puro de forma marginal, pero no es cierto que sea a un precio menor. El coste es notablemente superior: 120 dólares. 

Esa sería la comparación justa y no la que Intel ha realizado en su prueba.