Skip to main content

Estos son los procesadores que pueden destruir el duopolio Intel y AMD

(Image credit: Shutterstock / Pawarun Chitchirachan)

Intel y AMD están en peligro, con frentes abiertos en todas partes, luchando contra procesadores que hace unos años no existían o no representaban ningún riesgo para su duopolio de facto. Ahora acaban de anunciar la última amenaza y esta vez viene otra vez de Europa.

La compañía francesa SiPearl utilizará la arquitectura ARM para desarrollar tres nuevas CPUs con las que construir la primera supercomputadora exascale europea — es decir, una máquina capaz de procesar un billón de billones (un quintillion americano) de operaciones de coma flotante por segundo.

Según AnandTech, la compañía basada en París ha firmado un acuerdo para licenciar la arquitectura Zeus Neoverse de ARM para desarrollar y fabricar tres nuevas CPUs: Rhea, Chronos y otro modelo aún sin nombre. SiPearl cuenta con el respaldo de la Iniciativa de Procesadores Europeos de la Comisión Europea. En teoría, los procesadores se materializarán en sólo cuatro años, un calendario muy ambicioso pero factible al contar con el trabajo ya hecho de ARM.

El objetivo de este nuevo supercomputador es tener potencia exascale pero con una consumo energético extremadamente bajo, el punto fuerte de los chips de ARM y algo contra lo que ni Intel ni AMD pueden competir con su arquitectura x86.

Y aunque SiPearl no va a producir procesadores para laptops y PCs, ni va a competir directamente contra los Ampere Altra, AMD Epyc o Intel Xeon, tanto para Intel como para AMD — que son los principales proveedores mundiales de CPUs para centros de computación — esto representará un golpe. No tanto económico, que también, como a su prestigio como marcas de referencia en este mercado.

Intel y AMD bajo presión

Además de estos chips de SiPearl en el sector de la supercomputación de alto rendimiento, tienen otro peligro inminente en el frente de las granjas de servidores para servicios en la nube: el Amazon Graviton2. La nueva CPU diseñada por Amazon para usar en sus centros de procesos, quizás los más importantes del mundo, representa una gran amenaza a los chips para servidores de AMD e Intel. Amazon es uno de sus mayores clientes de las dos compañías y, según parece, lo van a perder. No sólo eso: la plataforma de proceso y almacenamiento en la nube Amazon S3 da servicio a millones de compañías, que son ahora son clientes indirectos de AMD e Intel.

El tercer frente es la electrónica de consumo. Y ahí están dos jugadores potentes. Por una parte Qualcomm y su arquitectura Snapdragon. Qualcomm está trabajando con Microsoft para desarrollar procesadores propietarios para la línea Surface. Para la compañía de Redmond es imprescindible tener un procesador extremadamente rápido con un consumo muy bajo. En estos momentos, Intel no les permite competir con las iPad Pro de Apple, por ejemplo. Y si Microsoft migra Windows a esta nueva arquitectura basada en ARM, y los desarrolladores le siguen, podría cambiar el sentido del mercado PC y laptop.

Ésa es precisamente otra gran amenaza, esta vez para Intel. Apple está rompiendo todos los records de velocidad con su familia de procesadores ARM — la serie Axx — con un consumo de energía ridículo. Cuando salió al mercado, su chip A13 Bionic destrozó las cifras de rendimiento del 80% de los laptops, incluyendo sus propios MacBooks. 

Y ahora estas CPU no sólo van a estar en todos los iPhone, iPads e iPods que Apple fabrica, sino que próximamente llegarán también a los MacBooks, iMacs y Mac Pros. El plan de Apple es reemplazar totalmente la arquitectura x86 en unos años como ya lo hizo en el pasado con la arquitectura PowerPC.

En definitiva, aunque tanto AMD como Intel siguen siendo los reyes del rendimiento de más alto nivel, su duopolio está en serio peligro gracias a la herencia envenenada de los sistemas x86.