Skip to main content

Estos son los primeros resultados de velocidad del nuevo Intel Alder Lake

Promotional Graphic For Intel's Core Series Processors
(Image credit: Intel)

El nuevo procesador Intel Alder Lake acaba de aparecer en un benchmark gamer, algo que indica que el desarrollo de los chips Intel de 12ª generación está avanzando a buen ritmo, aunque quizás no veamos esta nueva CPU hasta más adelante en este año.

Como apunta VideoCardz, el sitio web alemán ComputerBase ha encontrado señales de la primera muestra de ingeniería de una CPU Intel Alder Lake-S en la base de datos de CapFrameX

El benchmark muestra la velocidad del chip ejecutando el juego Dota 2 en un PC conplaca base Intel, 32 GB de RAM DDR5-4800 y una tarjeta gráfica Nvidia RTX 3080. Lamentablemente, no tenemos las especificaciones del procesador salvo la velocidad de reloj: unos relativamente flojos 2,2 GHz.

El gaming PC con Alder Lake consiguió una media de 120 fotogramas por segundo con Dota 2. Pero con el chip de muestra funcionando a unos 2,2 GHz claramente limitado, con escasos detalles sobre las especificaciones del PC y sin información sobre cómo se configuró el juego en términos de ajustes gráficos o resolución, es una cifra que no tiene mucho sentido.

Lo que sí nos revela, sin embargo, es que ya hay un chip Alder Lake en una fase lo suficientemente avanzada como para ser capaz de ejecutar un juego. De hecho, el test sucedió el mes pasado, el 5 de abril para ser precisos. Es un indicio positivo de que Intel cumplirá su promesa de lanzar sus procesadores de sobremesa de 12ª generación a finales de 2021.

Tiempo límitado

Pero no los esperes de pie. Nos acabamos de enterar de que los chips Alder Lake podrían no aparecer hasta noviembre, dos meses más tarde del plazo de lanzamiento previsto por los rumores. 

Este último plazo siempre nos había parecido demasiado ajustado, ya que sólo dejaría un espacio de seis meses entre Rocket Lake y su sucesor.

Alder Lake es un cambio masivo. Introducirá un socket completamente nuevo, algo que, por supuesto, implica nuevas placas base. Funcionará de forma similar a la tecnología big.LITTLE de ARM, utilizando núcleos de CPU normales y núcleos de bajo consumo altamente eficientes. 

Esto tendrá ventajas evidentes para los propietarios de portátiles en términos de eficiencia energética y duración de la batería, pero esos núcleos eficientes también tendrán beneficios para los PC de sobremesa, según dicen los expertos, que especulan con un posible importante salto de rendimiento respecto a Rocket Lake.