Este teléfono blindado tiene la batería más grande que hemos visto en un celular 5G

Oukitel WP10
(Image credit: Oukitel)

Depués de Blackview (con su BV10000 (opens in new tab)) y Ulefone (con los Armor 7 y Armor 9 (opens in new tab)), it’s es el turno de Oukitel, una marca que acaba de anunciar un nuevo teléfono blindado  que tendrá la batería más grande de cualquier celular 5G: el Oukitel WP10 (opens in new tab).

El Oukitel WP10 saldrá antes de que termine el año con nada más y nada menos que una pila de 8000mAh. El fabricante también afirma que la pantalla será más grande que la de cualquier celular su categodría: 6,7 pulgadas y además con resolución FHD+.

El portavoz de Oukitel apunta que será “el celular blindado 5G más barato del mercado", lo que significa que estará por debajo de los $300 que cuesta el Ulefone Armor 7. Por cierto, el celular 5G no blindado más barato del mercado ahora mismo — el Realme V3 — cuesta unos $170 cuando escribimos estas líneas.

Oukitel WP5 teléfono blindado - $99.99 en Banggood (opens in new tab)

Oukitel WP5 teléfono blindado - $99.99 en Banggood (opens in new tab)

El Oukitel WP5 sólo tiene, pero merece la pena que le eches un ojo si no puedes o no quieres esperar al WP10 con 5G. Las razones son varias: misma batería de 8000mAh, Android 10, procesador de cuatro núcleos, 4GB de RAM y un precio imbatible sólo $100. La pantalla es de 5,5 pulgadas que ni te romperá la tarjeta de crédito ni se romperá, punto.

El WP10 tiene mejoras notables con respecto al WP7: aparte de 5G viene con Android 10 y el procesador Mediatek Dimensity 800 SoC, que es el mismo que tienen los teléfonos blindados de la competencia. 

Todavía no sabemos ni la memoria ni el almacenamiento, pero es probable que sean parecidos a los de su predecesor. El WP7 tiene una cámara de infrarrojos, 8GB de RAM, 128GB de almacenamiento y cuatro cámaras normales que van de los dos a los 48 megapixels.

Desire Athow
Managing Editor, TechRadar Pro

Désiré has been musing and writing about technology during a career spanning four decades. He dabbled in website builders and web hosting when DHTML and frames were in vogue and started narrating about the impact of technology on society just before the start of the Y2K hysteria at the turn of the last millennium.