Skip to main content

Por qué las cintas magnéticas siempre ganarán en tamaño a los discos HD y SSD

(Image credit: Shutterstock / kubais)

Las cintas magnéticas todavía tienen mucha vida por delante, aunque tú probablemente creyeras que están muertas. De hecho, Sony y Fujifilm están enzarzadas en una batalla a muerte por la supremacía de estos dispositivos de almacenamiento masivo. 

Como apuntan los blogs AnandTech y Blocks and Files, Fujifilm está preparando ahora una cinta de almacenamiento con una densidad de 224Gbit pro pulgada cuadrada — en términos totales: 400TB por cinta. La compañía japonesa — que acaba de anunciar su primer servicio de Cinta-como-Servicio — apuesta por la ferrita de estroncio (SrFe) en vez del compuesto químico más habitual, la ferrita de bario que se usa en la mayoría de las cintas y que tiene una capacidad máxima de 12TB (sin comprimir) y 30TB (comprimidas usando un ratio estándar de 2.5 a 1).

HD y SDD contra las cintas

Con una capacidad de 384TB, un cinta del tipo LTO-13 probablemente se convierta en el dispositivo de almacenamiento más grande del mundo, mucho más allá que cualquier disco duro — cuyo crecimiento se ha estancado, sólo incrementándose 2TB en cada generación — y cualquier SSD, que llegaron a su máximo actual de 100TB en 2018.

De hecho, habría que ser un loco para apostar a que las cintas no serán el primer dispositivo de almacenamiento que alcance el petabyte (un millón de gigabytes). 

Obviamente, no es lo mismo una cinta de almacenamiento que un disco de acceso aleatorio, sea mecánico o con memoria sólida. Mientras que un HD o un SSD puede acceder a cualquier fichero de forma instantánea, las cintas tardan mucho — por eso son medios para hacer copias de seguridad. Las velocidades de lectura y escritura son rápidas — 16Gbps — pero como son tan grandes, sobrepasando los un kilómetro de longitud, a esa velocidad pueden tardar hasta un día en llenarse por completo.