Skip to main content

Escucha aquí el nuevo sonido de Netflix creado por el compositor de Batman

(Image credit: Netflix)

Sujetaos los auriculares a las orejas, subid el volumen a tope y agarrad bien el tanga de leopardo que tengáis puesto en estos momentos, porque aquí viene el nuevo sonido de presentación de Netflix creado por un peso pesado de Hollywood, el compositor fetiche de Christopher Nolan, Mr. Hans Zimmer.

Probablemente habéis escuchado el original tres millones de veces, ese “¡ta-dam!” o “¡pa-pam!” (según a quién le preguntes) que sólo dura un par de segundos antes de cualquier serie o película original de Netflix, acompañado de brillantes barras de color animadas que se transforman en la icónica y sanguina N.

Ésta es el nuevo sonido de presentación de la marca, que dura 16 segundos:

Zimmer es experto en bandas sonoras atmosféricas llenas de sonidos de cuerdas y notas electrónicas. Suyos son trabajos como la banda sonora de Batman Begins y Dark Knight o Inception, que suenan y suenan y parecen que nunca terminan de subir en intensidad.

No es casualidad que Netflix — que está que tira la casa por la ventana — le haya contratado para extender esas dos notas iniciales hasta esos 16 segundos de subidón de rave en las afueras de Berlín.

No te preocupes que no tendrás que tragarte todo esta cantinela cada vez que quieras ver un episodio de The Umbrella Academy. El Rey del Streaming sólo usará esta rimbombante intro de audio para sus películas originales, en teoría sólo cuando las estrene en cines — o por lo menos eso es lo que dice la persona que lo ha publicado en internet, Siqi Chen, que lo escuchó en el podcast de 20k.org

El origen de la marca de audio de Netflix

Lo que no sabía yo — y que Chen apunta en el hilo de Twitter — es que la icónica marca de audio debutó por primera vez en un episodio de House of Cards, algo que los de 20k.org no mencionan en su blog.

Aquí tenéis el audio, al final de la segunda temporada, cuando Frank Underwood por fin se hace con la Presidencia de los Estados Unidos:

Tremendo. Obviamente, con Kevin Spacey caído en desgracia, nadie se quiere acordar de estas cosas (aún cuando House of Cards sigue siendo una serie brillante en sus dos primeras temporadas). A Netflix no le interesa que se conozca que su icónico sonido está asociado a una persona acusada de abusos sexuales, aunque en la pantalla sea un personaje de ficción.