Skip to main content

El nuevo dron GoPro Hero 10 Black Bones es el comienzo de una nueva era

The GoPro Hero 10 Black Bones camera on an FPV drone
(Image credit: Future)

El ya descatalogado dron GoPro Karma tuvo un despegue tan malo en 2016 que uno le perdonaría que sus cámaras no quisieran volver a volar. Pero la nueva Hero para drones FPV (vista en primera persona) es un enfoque más lógico que debería ayudar a olvidar el fracaso. Además nos da pistas del tipo de cámaras Hero que podemos esperar en 2022.

La Hero 10 Black Bones es la anti-Karma. En lugar de salirse de su zona de confort y construir un dron con una desafortunada tendencia a perder potencia en pleno vuelo, GoPro ha reducido el tamaño de su cámara de acción más avanzada para crear lo que puede ser la pequeña cámara perfecta para aficionados al FPV. Puedes ver por qué en nuestro análisis práctico de la GoPro Hero 10 Black Bones.

Los drones FPV siguen siendo un nicho de mercado pero un número importante de pilotos han estado modificando cámaras de acción Hero para poder conectarlas a sus máquinas voladoras durante años. Esta creciente comunidad también ha suplicado con frecuencia a GoPro que fabrique una nueva versión de su anterior cámara de acción compacta, la Hero Session de 2015.

The GoPro Hero 10 Black Bones on a flying drone

(Image credit: Future)

La Hero 10 Black Bones es esa cámara. 

Su única desventaja Black Bones — aparte de ser una cámara exclusiva para los Estados Unidos por el momento — es que es extrañamente más cara que la Hero 10 Black a pesar de no tener la pantalla, batería, altavoz, GPS o resistencia al agua de su hermana polivalente. 

Cuando le preguntamos a GoPro sobre la diferencia de precio, nos dijo que cuesta "significativamente menos que los precios habituales de la industria para una GoPro 'desnuda', y Bones te ayuda a ahorrar tiempo, dinero y riesgo al entregar un producto de calidad con la garantía de GoPro". Tal vez, pero no hay duda de que GoPro está sacando provecho de la combinación única de Bones y el software de estabilización ReelSteady que adquirió en 2020, que sólo funciona con los datos del giroscopio de GoPro. Esto es una señal de lo que vendrá próximamente.

Equipo mínimo

Lógicamente, preferiríamos que la GoPro Hero 10 Black Bones tuviera un precio más parecido al de la Hero 4 Session, que bajó rápidamente a 199 dólares desde su precio original de 399 dólares. Pero esta estrategia — que parece tener más posibilidades de éxito que la DJI FPV todo-en-uno — es más inteligente y demuestra que la compañía ve en las cámaras especializadas la solución a la demanda de su gama Hero.

Otro nicho — basado en algunas patentes que hemos descubierto recientemente — puede ser un rival de la cámara de vlogging DJI Pocket 2. Las patentes describen una cámara modular tipo Session que se asentaría en un cardán mecánico de tres ejes para una estabilización súper suave. Esto la diferencia del reciente accesorio de agarre GoPro Volta.

Curiosamente, la patente de esa cámara también la describe como modular y compatible con drones. ¿Podría la Hero 10 Black Bones habernos dado ya un vistazo a la cámara de vlogging de GoPro? De ser así, la estrategia se parecería a la del dron Karma, cuya cámara se podía desmontar y utilizar con un estabilizador Karma también descatalogado.

Drawings from GoPro patents

(Image credit: US Patent and Trademark Office)

Las posibilidades de las cámaras GoPro especializadas no terminan ahí. Quizás podremos ver dispositivos como una cámara de conducción, una cámara de transmisión, una cámara para bicicletas y, en particular, una GoPro profesional de gama alta. Uno de nuestros pocos problemas con la Hero 10 Black Bones es que sólo permite grabar con una profundidad de color de 8 bits, lo que significa que hay espacio para una Hero de gama superior con profundidad de color de 10 bits en un futuro próximo.

Esto está ya en el terreno de la especulación pero tiene una base sólida: una reciente conferencia de resultados confirmó que este tipo de especialización va a ser la dirección de GoPro en los próximos dos años. Allí, el CEO de GoPro Nick Woodman afirmó que planean aumentar la "oferta de hardware de los dos tipos de productos que tenemos hoy, Hero y Max, a cuatro productos de cámara distintos" en el futuro.

La Hero 10 Black Bones puede ser uno de esos cuatro productos aunque, dado que forma parte de la línea Hero, quizás no y más bien sea el fin de la expansión de GoPro. Según Woodman, esperan ampliar la línea aún más a finales de 2023. En otras palabras, Bones es sólo un aperitivo de lo que está por venir.

Camaleón

El cambio de rumbo debería haberse producido hace tiempo. GoPro ha tardado mucho tiempo en recuperarse de sus excesos a mediados de la década de 2010, con lanzamientos como el del dron Karma.

Eso puso a la compañía en un camino más centrado que llevó a la Hero 9 Black, Hero 10 Black y, lo que es más importante, a un nuevo modelo centrado en el software que ha producido varias victorias. Entre ellas, la aplicación GoPro Quik, la nueva aplicación de escritorio GoPro Player + ReelSteady y su suscripción a GoPro, que es una buena inversión si tienes una de sus cámaras.

The GoPro Hero 10 Black Bones camera on an FPV drone

(Image credit: Future)

Parece que GoPro está dispuesta a volver a fabricar nuevas cámaras interesantes, aunque no como las del pasado. La Hero 10 Black Bones es un comienzo, un indicio de las formas en que GoPro planea diversificar su cámara de acción todo-en-uno en piezas más pequeñas y quizás más útiles.

Puede que los teléfonos inteligentes hagan que las GoPro nunca vuelvan a alcanzar las cotas de éxito del pasado pero, por lo menos, la compañía se está preparando para sacar nuevos trucos en su vigésimo aniversario. Estamos deseando ver cuáles serán a finales de este año.

Mark Wilson
Cameras editor

Mark is the Cameras Editor at TechRadar. Having worked in tech journalism for a ludicrous 17 years, Mark is now attempting to break the world record for the number of camera bags hoarded by one person. He was previously Cameras Editor at Trusted Reviews, Acting editor on Stuff.tv, as well as Features editor and Reviews editor on Stuff magazine. As a freelancer, he's contributed to titles including The Sunday Times, FourFourTwo and Arena. And in a former life, he also won The Daily Telegraph's Young Sportswriter of the Year. But that was before he discovered the strange joys of getting up at 4am for a photo shoot in London's Square Mile.