Skip to main content

El nuevo cable para coches eléctricos que reducirá el tiempo de carga

woman traveling by electric car having stop at charging station standing plugging cable
(Image credit: Shutterstock / Viktoriia Hnatiuk)

El tiempo de carga de los coches eléctricos es su mayor punto débil. Hasta ahora: un proyecto conjunto de la Universidad de Purdue y Ford Motor Company ha logrado un gran avance para solucionar este problema.

Los ingenieros de Purdue — trabajando en un proyecto financiado por Ford — han ideado un prototipo de cable de carga que puede recargar la batería de un vehículo eléctrico en sólo cinco minutos.

Esto pondría a los coches eléctricos a un tiro de piedra de la experiencia tradicional de parar en una gasolinera para llenar el depósito de gasolina o gasoil.

Actualmente, los tiempos de carga actuales varían enormemente por varios problemas. La clave están tanto el cable de carga como en la potencia de entrada de la batería del coche, que no cuentan con sistemas de refrigeración a la altura de las demandas energéticas.

De hecho, incluso en los cargadores superrápidos, los propietarios de vehículos eléctricos suelen tardar más de 30 minutos en recargar la batería al 100%.

El nuevo cable, sin embargo, puede soportar una corriente que es 4,6 veces superior a la de los cargadores de vehículos más rápidos disponibles de la actualidad. Todo gracias a una estructura que le dota de una capacidad de eliminar hasta 24,22 kilovatios de calor.


Análisis: un gran paso pero todavía queda

Este cable de carga hiperrápida es un gran paso adelante pero no es ni mucho menos el único que hay que dar.

Para empezar, hoy no hay baterías de vehículos eléctricos capaces de aceptar la cantidad de energía por segundo que un cable así puede facilitar sin problemas.

Los ingenieros de Purdue afirman que, incluso con el cable, los tiempos de carga en el mundo real dependerán de la potencia de salida de la fuente de alimentación y la capacidad de entrada de la batería. En total, la combinación debería soportar una potencia nominal de 2.500 amperios.

Es uno más de una serie de avances en la tecnología de baterías que soportan los vehículos eléctricos. Los fabricantes siguen centrados en intentar lograr el santo grial de la gran triada del almacenamiento de electricidad: seguridad, la eficiencia y la velocidad de carga. 

Las últimas baterías de carga rápida prometen hasta 100 millas por cinco minutos de carga pero todavía están a años de producirse a escala industrial para su aplicación comercial.

Chris Teague

After working in the technology and software industry for several years, Chris began writing as a way to help people outside of that world understand the sometimes very technical work that goes on behind the scenes. With a lifelong love of all things automotive, Chris turned his attention to writing new vehicle reviews, detailing industry trends, and breaking news. Along the way, he earned an MBA with a focus on data analysis that has helped him gain a strong understanding of why the auto industry’s biggest companies make the decisions they do.