El accesorio de PS5 que resuelve el gran problema de controlador DualSense

Close up of PS5 DualSense controller leaning on a PS5
(Image credit: Shutterstock/Hopix Art)

No todos los accesorios para la PS5 merecen la pena — como la cámara HD de PS5 que tengo actualmente desconectada — pero he descubierto que hay uno que es   absolutamente imprescindible: la estación de carga DualSense.

No sé vosotros, pero yo me cansé rápidamente de tener que sacar un cable USB para cargar el DualSense después de prácticamente cada sesión de juego. Al final  dejé un cable colgando de la parte delantera de la PS5, algo que no es lo ideal. 

La estación de carga DualSense era increíblemente difícil de encontrar cuando se lanzó la PS5 pero ahora es más fácil de conseguir. Afortunadamente, porque es imprescindible.

Aunque la estación de carga DualSense de PS5 no debería tener este impacto en la "experiencia PlayStation 5", lamentablemente lo tiene. Es necesaria por culpa de la imprevisible duración de la batería del nuevo mando de Sony, algo que lo convierte en una necesidad. Desde que me hice con este estación de carga poco después del lanzamiento de la consola, he visto cómo desparecía mi frustración junto con el aviso de la "La batería del mando inalámbrico está baja".

Manténlo encendido

PS5 DualSense Charging Station

(Image credit: Sony)

La estación de carga DualSense no sólo no requiere usar ninguno de los preciados puertos USB de la PS5. Se conecta directamente a una toma de corriente y ya. El resultado es que que ahora duermo más tranquilo sabiendo que — cuando me he cansado de repartir mandobles en Death Stranding: Director's Cut — sólo tengo que colocar mi controlador en el dock y estará listo para funcionar cuando vuelva. 

Lo que es aún mejor mejor: si tienes un mando DualSense adicional a mano, puedes intercambiarlos en caliente si te has quedado sin carga durante una larga sesión de juego. Mientras juegas, tu otro mando se cargará y técnicamente nunca más te quedarás corto de batería.

Juego sin límites

Close up of the PS5 DualSense controller's microphone

(Image credit: Shutterstock/SolidMaks)

En un mundo ideal, la duración de la batería del mando DualSense de PS5 sería lo suficientemente buena como para no tener que depender de un accesorio adicional. Esto es obviamente su mayor problema. Lo más difícil es que la duración de la batería de DualSense es difícil de predecir: depende realmente de los juegos que estés jugando. 

Si un título aprovecha al máximo la retroalimentación háptica del mando y sus gatillos adaptativos, tendrás suerte si consigues cinco horas de juego con una sola carga al 100%.  Sin embargo, si juegas a algo que no usa las funciones especiales del DualSense, podría durar hasta 10 horas. 

Tampoco ayuda el hecho de que la advertencia "La batería del mando inalámbrico está baja" aparezca demasiado pronto a menudo, dando una falsa impresión de que el DualSense puede morir en cualquier momento. 

El excelente mando de Sony sigue siendo mi parte favorita de la PS5. Si quieres pasar más tiempo jugando y menos esperando a que tu controlador se cargue, compra sin duda la estación de carga PS5 DualSense en cuanto puedas. Es la recomendación más fácil que puedo hacer y, afortunadamente, no es demasiado cara: sólo 30 dólares. Y como bono adicional: no más cables antiestéticos colgando de la parte delantera de tu PS5 — a no ser que lo uses para cargar tus auriculares Pulse 3D, claro.

Cómo activar los 120Hz en PS5 | Cómo cambiar tu nombre PSN | Cómo activar el audio 3D de la PS5 en tu TV | Cómo ampliar el almacenamiento interno SSD de la PS5 | Cómo limpiar el caché de la PS5 | Cómo apagar la PS5 | Cómo usar un controlador PS4 en la PS5

Adam was formerly TRG's Hardware Editor. A law graduate with an exceptional track record in content creation and online engagement, Adam has penned scintillating copy for various technology sites and also established his very own award-nominated video games website. He’s previously worked at Nintendo of Europe as a Content Marketing Editor and once played Halo 5: Guardians for over 51 hours for charity. He is now an editor at The Shortcut.