Skip to main content

Death Stranding en PC casi llega a 60fps en 8K con una Nvidia de 2500 dólares

(Image credit: Kojima Productions)
Nuestro sistema de prueba 8K

PC construido por Chillblast

Placa madre: Asus ROG STRIX Z390-E GAMING
Refrigeración de la CPU: Noctua NH-U14S
Ventiladores: Noctua NF-A14 PWM Chromax 140mm
Procesador: Intel Core i9-9900K, 8 Cores / 16 Threads
GPU: Nvidia GeForce Titan RTX
Almacenamiento: 500GB Samsung 970 EVO Plus M.2 PCIe
Almacenamiento secundario: 2TB Samsung 860 QVO
Fuente de alimentación: Corsair RM850x 80 PLUS Gold 850W PSU
Carcasa: Fractal Design Vector RS Tempered Glass
RAM: G.Skill Trident Z RGB 32GB DDR4 3200MHz
Pantalla: Dell UltraSharp UP3218K

Death Stranding es uno de los juegos de la PS4 games con mejores gráficos desde que salió en noviembre de 2019, así que teníamos grandes esperanzas para la versión PC, que acaba de salir.

Sin embargo, nada nos hubiera preparado para lo bien que se ve este juego en PC y el nivel de optimización. Después de probarlo con varias tarjetas gráficas, pudimos observar que podía ir bien en casi cualquier tarjeta moderna, incluyendo el test con la relativamente modesta Nvidia RTX 2060 — que fue capaz de llegar a 4K sin problemas.

Eso nos hizo plantearnos esta prueba a 8K. Tenemos la suerte de tener uno de los gaming PC más potentes que puedes construir, con la tarjeta gráfica para consumidores más potente que existe en el mundo: la Nvidia RTX Titan, que tiene un precio de unos 2500 dólares. Conectada a una pantalla Dell UltraSharp UP3218K, queríamos probar Death Stranding a una resolución tan fina que puede cortar retinas: 7680 x 4320 puntos. Un verdadero monstruo.

Hemos probado juegos a 8K anteriormente, incluyendo Gears 5 y Doom Eternal. Y aunque unos cuantos han funcionado decentemente a esa resolución, los únicos que han sido jugables a 8K y un alto nivel de fotogramas por segundo han sido Halo: Combat Evolved y Halo: Reach — dos remasters de juegos que nacieron hace una década.

Death Stranding es harina de otro costal — un juego mucho más ambicioso gráficamente. Así que cuando lo probamos en este gaming PC, no nos esperábamos que fuera a ir también. La realidad es que el juego está muy muy cerca de llegar al Santo Grial de los 8K a 60fps si tienes una potencia de fuego enorme.

Click for the full 8K resolution (Image credit: 505 Games)

Death Stranding: rendimiento a 8K

Al arrancar Death Stranding en nuestro gaming PC de 8K, no nos andamos con chiquitas. Abrimos los ajustes y pusimos el detalle al máximo en todo.

No fue una sorpresa comprobar que, aunque el juego es increíble a 8K con todos los ajustes al máximo, no se puede jugar cómodamente. La media de fotogramas por segundo es de 23,3 la primera — y bastante compleja, gráficamente hablando — área del juego. 

Después pudimos conseguir una media por encima de 30fps en algunos puntos (el mínimo para cualquier juego, pero no lo ideal) y en otras partes vimos como la velocidad caía a unos infumables 16,2fps. El resultado es un juego impresionante a nivel estético pero que no funciona a nivel de gameplay, hasta el punto de que llega a parecer un pase de diapositivas.

No fue un buen arranque, pero fue prometedor: si conseguíamos por encima de los 30fps al máximo de detalle en algunas partes y 23 en otras, quizás ajustando los niveles de complejidad pudiéramos aproximarnos a algo ideal.

Además de esas posibilidades, también teníamos otro as en la manga: la tecnología DLSS. El DLSS — un prestación exclusiva de las tarjetas RTX que utiliza los motores de inteligencia artificial Tensor Cores de una RTX para incrementar el rendimiento a alta resolución. Sencillamente: con DLSS puedes correr el juego a una resolución menor y, usando inteligencia artificial, puedes escalar la imagen con una calidad impresionante sin que tu PC sufra.

Death Stranding viene con dos opciones DLSS options: 'Calidad' y ‘Rendimiento’. Cualquiera de estas dos opciones nos ofreció un salto de velocidad impresionante sin apenas impacto en la calidad visual.

Primero probamos el ajuste ‘Calidad‘ con todo el resto de ajustes al máximo. Pasamos a 29.9fps, con un mínimo de 25.7fps y un máximo de 32fps. De repente el juego a 8K era jugable con sólo cambiar un parámetro.

Cuando cambiamos el ajuste DLSS a ‘Rendimiento’, el juego dio otro salto notable, con una media de 39.8fps y un máximo de 49fps. Y aunque los perfeccionistas dirán que ven una diferencia en la calidad visual con DLSS, para la mayoría de las personas es impresionante y no representa una degradación de la calidad que se pueda notar.

También probamos Death Stranding a 8K con todo al máximo usando el ajust Fidelity FX CAS setting, que es el usado por las personas que no tienen una GPU RTX. Este modo hace escalado sin inteligencia artificial, usando el contraste para afinar la imagen final para que el resultado final no parezca empastado.

Este tipo de escalado nos da una media de 31.4fps — un framerate que no se puede comparar al DLSS.

(Image credit: 505 Games)

En definitiva, sólo con usar DLSS pudimos jugar a Death Stranding en 8K a 30fps con comodidad. Ahora la prueba era llevarlo hasta 60fps.

Jugar a 60fps es una experiencia tremenda. El juego es mucho más suave y responde mejor a tus comandos. Las animaciones parecen mucho más reales. Pero a 8K exige mucha más potencia gráfica que la que la RTX ofrece en estos momentos, así que hay que ajustar la calidad de algunos parámetros.

Primero pusimos todos los ajustes en modo “por defecto” en vez de alta y bajamos las sombras a nivel medio. Con DLSS en modo ’Rendimiento’ conseguimos un salto a 40.1fps de media. Mejor, pero a 20fps del santo grial de los 60fps.

Lo siguiente fue poner todos los ajustes a nivel bajo con DLSS. Este modo apaga algunos de los efectos más impresionantes del juego, pero pudimos llegar a 50.9fps de media, con picos de 57.2fps.

Eso nos acerca mucho a los 8K a 60fps, pero el juego no es tan impresionante gráficamente. Esto es algo que va a desilusionar mucho a los gamers que confíen en su RTX de 2500 dólares, pero no es desdeñable. Pero con DLSS y 30fps a toda potencia gráfica en 8K, la experiencia sigue siendo un gusto impresionante.

Death stranding still looks gorgeous at 4K (Image credit: 505 Games)

A 4K, sin embargo, no hay problema de ningún tipo en conseguir esos 60fps. Al final y al cabo, la resolución es mucho menor que 8K. Pero el hecho de que podamos llegar a más de 30fps de media en un juego de PS4 portado a PC es una prueba de que el hardware de PC sigue siendo impresionante y que los desarrolladores han hecho un trabajo excepcional. 

Habrá que ver que pasa con la serie Nvidia RTX 3000 y la nueva AMD Big Navi, que prometen mejoras del 40 al 50% en el rendimiento sobre la RTX 3080 respectivamente.