Skip to main content

Cómo se hizo Dune: entrevistamos a Denis Villeneuve

Timothee Chalamet and Rebecca Ferguson as Paul Atreides and Lady Jessica in Dune
(Image credit: Warner Bros.)

Mucha gente ha intentado adaptar Dune, la clásica novela de ciencia ficción de Frank Herbert, y ha fallado. De David Lynch a Alejandro Jodorowsky, por una razón o por otra, el proyecto nunca ha llegado a buen término.

A primera vista, el argumento de la icónica novela de ciencia ficción parece sencillo: el cambio vital de Paul Atreides, un joven destinado a cambiar el destino de la galaxia.

En realidad, es una novela muy compleja, con un gran número de personajes intrigantes, una narrativa densa y temas como el ecologismo, la política, el género y la religión. Dune es una historia enrevesada difícil de adaptar al celuloide.

Ahora lo intenta Denis Villeneuve, el director de Blade Runner 2049 y Arrival. la última adaptación de Dune tiene el potencial de estar a la altura de la novela  de Herbert por primera vez y  TechRadar se sentó con Villeneuve para hablar del gran desafío de rodar Dune.

Nuestra primera pregunta a Villeneuve fue esa: ¿por dónde se empieza a hacer una película basada en esta icónica obra literaria?

"Cada película que he hecho ha tenido sus retos", explica Villeneuve. "Pero lo que era singular en Dune era que cada escena era un reto. De lejos, es la película más compleja que he realizado".

El miedo mata la mente

Oscar Isaac and Josh Brolin as Leto Atreides and Gurney in Dune

(Image credit: Warner Bros.)

Ambientada en un futuro lejano, Dune sigue a Paul (Timothée Chalamet) y a la Casa Atreides cuando asumen el control del planeta desierto Arrakis a petición del Emperador Galáctico. Arrakis es la única fuente de especia del universo, una sustancia de valor incalculable que es necesaria para los viajes interestelares y que otorga habilidades sobrehumanas a quienes la utilizan.

Los archirrivales de la Casa Harkonnen ansían hacerse con el control de la explotación minera de la especia. Mientras tanto, la población nativa del planeta — los Fremen — y los gigantescos gusanos de arena que nadan en las dunas son otras de las grandes amenazas para los Atreides. El libro teje en ese marco una rica construcción de un mundo con personajes y temáticas complejas.

Esta potente mezcla de ideas fascinó a Villeneuve cuando leyó la novela de Herbert en su adolescencia. Villeneuve es fan incondicional de la novela y no necesitó una segunda invitación cuando Warner Bros. le planteó la posibilidad de dirigir su adaptación en febrero de 2017. Fue entonces cuando Villeneuve comenzó el proceso de dar vida a su proyecto soñado. 

Un reto tan excitante como temible, pero el visionario director tenía dos grandes ventajas a su favor.

No sólo quería captar la belleza de la naturaleza, sino también su fuerza.

Denis Villeneuve, Dune director

Primero, Villeneuve contrató a muchos de los jefes de departamento que usó para Blade Runner 2049. Gracias a estas relaciones de trabajo, la fase de preproducción de Dune tuvo el mejor comienzo posible dice el director.

Después, Villeneuve contaba son los recuerdos mentales de las numerosas localizaciones, personajes y vehículos de Dune que había imaginado casi 40 años antes.

"Alimenté el guión [escrito junto a Eric Roth y John Spaihts] con todas las imágenes que me vinieron a la mente cuando leí el libro por primera vez", explica Villeneuve. "Cuando estaba haciendo el storyboard, intenté volver a los orígenes de esas imágenes y capturar las emociones que tenía [cuando era adolescente]. Una vez que hice los bocetos de los personajes, los vehículos y la arquitectura, [el diseñador de producción] Patrick Vermette tomó ese lenguaje visual y lo amplió para crear este mundo".

Una fuerza de la naturaleza

Paul Atreides tries to run away from a sandworm in Dune

(Image credit: Warner Bros.)

Con el guión terminado en enero de 2019, el rodaje de Dune comenzó en Marzo. Duró cuatro meses en Noruega, Hungría y los Emiratos Árabes Unidos representando a Caladan (mundo natal de la Casa Atreides), Giedi Prime (Casa Harkonnen) y Arrakis.

Rodar en entornos reales era vital para que Dune captara uno de los pilares fundamentales de la novela de Herbert: la belleza y la ferocidad del mundo natural.

"[El director de fotografía] Greg Fraser fue esencial para este proyecto", dice Villeneuve. "Greg tiene una habilidad para jugar con la luz natural que rara vez he visto en el trabajo de otras personas. Quería que las imágenes de la película parecieran lo más realistas posible y que el público sintiera algo familiar con el entorno. No sólo quería captar la belleza de la naturaleza; quería captar su poder".

Arrakis es el lugar principal de la historia, y Villeneuve y Fraser querían crear una sensación y una estética distintas para las escenas de este planeta hostil. Para distinguir Arrakis de otros escenarios, se utilizaron cámaras IMAX para los panoramas del desierto y las visiones de Paul de los Fremen. Las secuencias basadas en Caladan y Giedi Prime se filmaron en un ratio 2,35:1.

Paul Atreides, Lady Jessica, Chani and Stilgar in Warner Bros' Dune movie

(Image credit: Warner Bros.)

El rodaje en IMAX ha permitido que el tamaño de los enormes gusanos de arena de Arrakis se aprecie realmente. Descritas como bestias que pueden crecer hasta 450 metros de largo en la novela, estas míticas criaturas son una gran amenaza para la población del planeta y la explotación minera de especias. 

El equipo creativo de Dune se inspiró en las ilustraciones originales de John Schoenherr, usando un diseño que respeta el material original con un estilo moderno. A pesar de su tamaño fantástico, Villeneuve quería que los gusanos de arena fueran realistas, por lo que investigaron varias formas de invertebrados para replicar sus movimientos y comportamiento.

"Pasamos meses creando un diseño que se ajustara a la descripción de Frank Herbert y estuviera en el espíritu del libro", explica Villeneuve. "Pero luego todo tenía que tener sentido desde el punto de vista científico. La forma en que se mueve, se alimenta, ataca, evoluciona, modifica el paisaje y sobrevive en este entorno tan duro tiene que ser realista."

Correspondió al supervisor de efectos visuales Paul Lambert y al estudio de animación Double Negative dar vida a estos gusanos de arena. Se tardó casi dos años en completar el diseño y la animación de los gusanos. Villeneuve también da crédito a su reparto por haber contribuido a expresar el terror puro que causarían en el mundo real.

"Los gusanos de arena fueron probablemente los efectos visuales más difíciles de la película", añade Villeneuve. "Pero aunque tengas los mejores efectos visuales del mundo, si la actuación es mala, el mundo no existirá. Le doy mucho crédito a Timothée y Rebecca Ferguson porque, con sus ojos, me hacen creer a lo que se enfrentaban".

Arenas movedizas

Director Denis Villeneuve on the set of his Dune film adaptation

(Image credit: Warner Bros.)

Una película de la envergadura de Dune no está exenta de problemas de producción. La mayor escena de la película, en el que la Casa Harkonnen y las fuerzas Sardaukar del Emperador atacan a la Casa Atreides, supuso un gran reto técnico, con numerosas escaramuzas a pequeña escala que se desarrollaban contra el telón de fondo de la batalla principal. La animación de los movimientos de los gusanos de arena por el desierto, como si nadaran en el agua, tampoco fue sencilla.

Villeneuve, sin embargo, señala que el rodaje en la región jordana de Wadi Rum fue el aspecto más agotador de toda la producción. El reparto y el equipo pasaron un mes rodando varias escenas, incluidas las tomas aéreas y la secuencia en la que el Paul y Lady Jessica son perseguidos por un gusano de arena en el tercer acto.

Con un equipo de 800 personas y un tiempo limitado para completar el rodaje, Villeneuve asegura que esta parte de la producción fue la experiencia más agotadora de su carrera hasta el momento.

"Sabía que, para respetar el calendario y el presupuesto, tenía que encajar todo en esos días", dice. "Rodamos sin parar durante todo un mes y nunca había hecho eso en mi vida. Fue un reto físico y cada escena fue complicada de rodar".

Esas dificultades parecen estar dando sus frutos: antes de su estreno en Norteamérica, Dune ha acumulado 129 millones de dólares en la taquilla internacional. Según las proyecciones, se espera que obtenga otros 40 millones de dólares en los cines de Estados Unidos y Canadá. 

Para una película con un presupuesto de 165 millones de dólares, es de esperar que Dune genere un buen beneficio para Warner Bros. y Legendary Entertainment aunque la pandemia y el estreno simultáneo en HBO Max seguramente reducirán su recaudación en taquilla.

Villeneuve no se atreve todavía a pensar en la segunda parte de Dune a pesar del éxito inicial. La historia de Dune parece incompleta así que el reparto y el equipo de Dune confían en la rentabilidad de la película para que se apruebe una segunda parte. La directora general de WarnerMedia Studios, Ann Sarnoff, ha declarado a Deadline que "si ves la película, ves cómo termina. Creo que sabes más o menos la respuesta". 

Si no se produce una secuela sería decepcionante que Villeneuve no realizara plenamente su visión de la duología cinematográfica de Dune. Teniendo en cuenta lo buena que es la primera parte, se merece terminar lo que empezó. Pero, a menos que los espectadores se lancen a ver Dune en los cines, la posibilidad podría escapársele de las manos. Sería una verdadera lástima.

Dune se estrena ahora en los cines de todo el mundo, así como en HBO Max en algunos países.

Tom Power

As TechRadar's entertainment reporter, Tom can be found covering all of the latest movies, TV shows, and streaming service news that you need to know about. An NCTJ-accredited journalist, Tom also writes reviews, analytical articles, opinion pieces, and interview-led features on the biggest franchises, actors, directors and other industry leaders. 


Away from work, Tom can found checking out the latest video games, immersing himself in his favorite sporting pastime of football, and petting every dog he comes across in the outside world.