Skip to main content

Cómo Netflix graba y analiza tus hábitos

Big Mouth: Season 3
(Image credit: Netflix)

¿Alguna vez te has preguntado cómo Netflix graba y analiza tus hábitos de consumo de películas y series? Pues ya tienes la respuesta: la compañía californiana acaba de publicar cómo utiliza todos los datos que recoge de cada una de tus sesiones para decidir qué series hacer y qué cancelar.

Netflix clasifica a sus suscriptores en tres categorías: Starters (los que comienzan), Watchers (los que miran), y Completers (los que completan las series). 

Los primeros son las personas que comienzan a ver episodios o películas pero no ven más de dos minutos del contenido. Estos datos dan a Netflix una buena idea de qué películas o series que primero atraen la atención de los suscriptores pero que luego fallan a la hora de mantener el interés del televidente más allá de los primeros compases. En dos minutos se decide todo.

El segundo grupo son aquellos que se ven por lo menos el 70% del contenido y que, según Netflix, han visto suficiente como para considerarles como alguien que ha visto la serie o la película lo suficiente. 

Finalmente, los que completan las series son todos aquello que han visto por lo menos el 90% de un título. Al fin y al cabo, ¿quién se ve los títulos de crédito a no ser que sea una película de Marvel?

Naturalmente, los hábitos de uso de Netflix no influencian de ninguna forma a la persona que ve series. La pregunta es cómo afectan estos datos a las series o películas.

¿Cómo usa estos datos Netflix?

La información que acaba de hacer pública la compañía de streaming responde a una investigación del Parlamento del Reino Unido sobre la televisión pública en la era del vídeo bajo demanda. Netflix envió una carta por escrito en la que describe sus procesos internos, las nuevas listas Top 10 de todos su contenido, y cómo está intentando mejorar sus relaciones con los creadores.

Según Netflix, la transparencia es importante para ellos y, además de la semanal de listas Top 10 en el Reino Unido, quieren que los creadores entiendan cómo sus títulos se comportan cuando son mostrados al público: “con este fin hemos empezado a compartir nuestra métricas de audiencia de los programas con sus directores y productores en el Reino Unido“.

La razón de que Netflix haya decidido compartir estos datos con los creadores viene de las críticas que la compañía recibe al cancelar programas aparentemente sin ton ni son. Por ejemplo, hace poco se cancelaron las series de animación Bojack Horseman y Tuca & Bertie a pesar de que ambas tenían muchos seguidores en foros online. Las dos series eran producidas por el mismo estudio, que hace poco vio cómo sus creadores formaban un sindicato que podía afectar a los beneficios y exigencias tanto al estudio como a Netflix. Según Digital Spy, esto podría haber hecho que Netflix decidiera quitarse de encima estas series antes de que se transformaran en un foco de problemas.

Netflix asegura que esa no es la razón y la compañía — que tiene fama de invertir mucho dinero en muchas cosas para después cancelar rápidamente las que no funcionan — cree que estos datos explican perfectamente el por qué de sus decisiones.