Skip to main content

Apple prohibe los juegos de Xbox en iOS

xCloud en iOS
(Image credit: Microsoft/Youtube)

Apple ha decidido prohibir xCloud — el servicio de Microsoft para jugar a títulos de la Xbox One y Xbox Series X en la nube — en la App Store de iOS, evitando que sus usuarios puedan disfrutar de un catálogo de juegos impresionante en sus iPhone e iPad. Y lógicamente, Microsoft se ha pillado un cabreo cósmico. Y si tú eres usuario de iOS, también deberías enfadarte. Incluso más.

Como muchas otras compañías antes, Microsoft está harta de que Apple siga poniendo barreras para evitar la competencia. Según ha dicho un portavoz de la compañía a The Verge, “Apple es la única plataforma general que niega a sus usuarios los videojuegos en la nube y al suscripción a servicios como Xbox Game Pass” — el servicio que te permite jugar de forma ilimitada a un gran número de juegos igual que Netflix te permite ver series y películas a cascoporro. Y lo mismo le ha pasado a Google Stadia.

Apple argumenta que no permite servicios de streaming como xCloud o Google Stadia porque no puede controlar el contenido de los videojuegos — aunque los juegos ya está previamente controlados por la asociación de desarrolladores y editores que aplican estrictos estándares de clasificación de contenidos. 

Microsoft apunta que los juegos ya están regulados e insinúa que los motivos de Apple son otros. Al fin y al cabo, Apple no regula todos los contenidos de plataformas Netflix o Amazon Prime sean interactivos o no. En esas plataformas hay material de todo tipo, incluyendo películas para audiencias adultas que tienen el mismo o mayor nivel de violencia o contenido sexual que los juegos de la Xbox. La clasificación de esos contenidos corre a cargo de la Motion Pictures Association of America igual que la de los juegos está controlada por la ESRB, la asociación de editores y desarrolladores.

Excusas baratas

Las excusas de Apple no se sostienen por ninguna parte. No sólo servicios como xCloud o Google Stadia son tan legítimos y beneficiosos para el consumidor como Netflix o Amazon Prime, sino que además son perfectamente seguros para los niños porque permiten el controles de acceso a contenidos según la edad. De hecho, el mayor peligro para los niños está en una app de Apple, Safari, que permite el acceso a porno a cualquier chaval con dos dedos de frente.

Tampoco hay posibilidad de hacking. Las aplicaciones de streaming de videojuegos corren como cualquier otra en el sistema. Y como Netflix, los servicios como xCloud sólo hacen streaming de imágenes y sonido desde los servidores a tu dispositivo. La única diferencia es que este “vídeo” es interactivo — son juegos que se ejecutan en un servidor en la nube y que el usuario controla a distancia con un gamepad. El iPhone o el iPad sólo hacen de pantalla y nexo de unión entre controlador y servidor de videojuegos.

En otras palabras: que sólo hay beneficios para el usuario y ningún peligro. Ni técnico, ni de contenido.

La avaricia rompe el saco

La razón por la que Apple no quiere que xCloud con Xbox Game Pass, Google Stadia u otros servicios de streaming de videojuegos estén en iOS es otra: el dinero. 

Apple quiere sacar tajada del gigantesco mercado del entretenimiento — sean series de TV o juegos. Con Netflix han llegado tarde, porque el servicio ya era popular antes de que la App Store cobrara fuerza. Con millones de usuarios demandando Netflix, no le ha quedado otra que envainársela, permitir estas plataformas de streaming de vídeo e intentar competir con su prescindible Apple TV Plus.

Con los video juegos es otra cosa. Apple necesita sacar tajada de todas las ventas de videojuegos, que les dan millones de dólares de ingresos todos los días. Y además tiene que proteger el infumable Apple Arcade. Un xCloud con Xbox Game Pass o un Google Stadia hacen que Apple Arcade parezca lo que es: un servicio de suscripción de videojuegos que no merece la pena.

Esta es la razón real por la que Apple no permite que Microsoft ponga xCloud en la App Store. Según Microsoft, su periodo de testing para la preview app de Project xCloud para iOS ha terminado y, gracias a esas medidas contra la competencia, no habrá juegos de Xbox para iOS.

Como en muchas otras ocasiones, aplasta a su competencia con sus normas y censuras absurdas. La compañía tiene la libertad de hacer lo que quiera, claro, permitir a quién quiera en su App Store. 

Pero cuando sus decisiones afectan a cientos de millones de usuarios que se ven privados de mejores productos que además son más baratos, es hora de que los gobiernos intervengan. El Congreso de los Estados Unidos ya está investigando estas prácticas monopolísticas — también en Microsoft, claro, que ya fue castigada en los 90 y no son hermanitas de la caridad — pero la gran esperanza para todos está en la Unión Europea, que ya tiene su Espada de Damocles sobre el cuello de Tim Cook y sus mariachis por denuncias similares a las que ahora plantea Microsoft.

Si Apple insiste en desactivar a sus enemigos y perjudicar a sus usuarios con decisiones arbitrarias y monopolísticas, habrá que cortarle la cabeza y permitir otras App Store en la plataforma — igual que ya sucedió con Google.