Skip to main content

Apple elimina los espías de Facebook para proteger tu privacidad

(Image credit: Shutterstock)

El nuevo iOS 14 viene con nuevas restricciones diseñadas para proteger tu privacidad, desde direcciones Wi-Fi privadas para que no puedan seguir tus movimientos públicos hasta la limitación de seguimiento de usuarios entre aplicaciones. Y esto último tiene a Facebook — la Stasi de las redes sociales — lloriqueando porque le van a chingar el negocio de espiarte para vender publicidad.

Las nuevas medidas de privacidad — que no sólo va a afectar a Facebook sino a todas aquellas aplicaciones que espían y comparten datos sobre tu comportamiento con terceros para sacar unos céntimos de cada transacción y anuncio — cuenta con varias funciones diseñadas para limitar el acceso de cada aplicación de forma muy granular, devolviendo el control al usuario y quitándoselo a las corporaciones que trafican con tus hábitos privados.

La principal limitación estará en la capacidad de desactivar el rastreo de datos entre apps. En iOS 13, una aplicación como eBay o Wallapop le puede pasar todo tipo información a la app de Facebook, desde los productos que has buscado para comprar, lo que has listado para vender, qué ofertas has visitado y hasta los tiempos que has estado viendo en una categoría o producto. Facebook usa esta información para crear un perfil más ajustado sobre quién eres, cuáles son tus intereses y, sobre todo, en qué estás gastando tu tiempo en estos momentos para poder así mostrarte anuncios y promocionar posts que puedan ocasionar una venta de la que Facebook y el que comparte tu información privada puede sacar tajada. 

La venta de esta información no sólo sucede entre aplicaciones, sino que también se comparte con “brokers” de información que venden publicidad al pormayor en internet, incluyendo Google y otros ganapanes.

Probablemente hayas experimentado el efecto de todo este sistema de captura de información privada cuando, después de buscar una receta para una enchilada te empiezan a aparecer anuncios de ingredientes, ofertas de utensilios de cocina y anuncios de micheladas chungas en lata. La invasión de privacidad y la posterior invasión de anuncios es una de las mayores lacras del mundo online — algo que Apple se ha propuesto eliminar en su estrategia de ser la compañía que — siempre según Cook y sus mariachis — ofrezca la mayor privacidad del mundo.

Los lloriqueos de Zuckerberg

Apple describe esta medida de forma muy sencilla: “Apple requiere que los desarrolladores de aplicaciones pidan permiso antes de rastrearte a ti o a tu dispositivo a través de apps o sitios web [de terceros] para dirigir publicidad hacia ti, para medir tus acciones mediante la publicidad o para compartir tu información con revendedores de datos”. Cualquier lo puede entender: no espíes a tus usuarios en connivencia con otros para venderles crecepelo.

Pero, como apunta 9to5mac, parece que el jefe de finanzas de Facebook David Wehner ha dicho en CNBC que todavía no tienen claro el impacto. A ver que te lo explico, David: se os ha acabado el chollo de explotar la privacidad de vuestros usuarios en el ecosistema Apple (aunque no totalmente, claro): “todavía estamos intentando entender cómo van a ser estos cambios y qué impacto van a tener en nosotros y en el resto de la industria pero, por lo menos, va a hacer más difícil que los desarrolladores puedan crecer usando publicidad en Facebook y otros sitios”.

Ves, ya lo vais cogiendo. Lo que sí sabe Wehner es que tendrá un impacto negativo en cómo Facebook explota su publicidad, su principal fuente de ingresos. Pero sus argumentos de defensa son una falacia y un intento de desinformación. Wehner no dice que los desarrolladores pueden hacer crecer su negocio vendiendo sus aplicaciones y sus servicios. Y que los usuarios lo comprarán si les merece la pena. Y si no, pues adiós Gwendoline.

Los argumentos de Facebook — que fueron vagamente reproducidos por ese extra semi-transparente de Los Albóndigas en Remojo que es Mark Zuckerberg en el Congreso de los Estados Unidos — son maliciosos de entrada pero se vuelven grotescamente absurdos un poco más tarde. Según Wehner, Facebook es la línea de vida de muchos pequeños negocios, especialmente en los tiempos del Covid, para después acusar a Apple de intentar sabotear el crecimiento de estos negocios familiares. Y se queda tan ancho, el gachó.

Sólo nos queda desearle lo peor y aplaudir a Apple por hacer lo correcto esta vez. La privacidad es un derecho superior a la explotación comercial. Las palabras de Wehner sólo enfatizan el ethos de Zuckerberg y sus gangsters: todo por la pasta, aunque esto signifique violar la vida privada de los usuarios y vender hasta su marca de bragas.