Skip to main content

Apple elimina Fortnite de la App Store y Epic Games la demanda por prácticas monopolistas

Apple elimina Fortnite de la App Store
(Image credit: Epic Games Fortnite)

Apple ha eliminado Fortnite de la App Store después de que el desarrollador Epic Games añadiera una opción de compra directa que no pasaba por la pasarela de pago de Apple y su tasa obligatoria del 30%. En respuesta, Epic ha demandado a Tim Cook y compañía por prácticas monopolistas.

Actualizado con información de la demanda el 14 de agosto de 2020

Epic Games anunció ayer que los jugadores de Fortnite podrían comprar V-bucks — la moneda nativa de Fortnite — desde la aplicación con un 20% de descuento, directamente desde el juego. Es decir, sin pasar por el infame sistema de pago de Apple que se queda con un impuesto abusivo del 30% de todas las transacciones que ocurren en su plataforma.

El segundo método de pago para comprar V-bucks se llama ”Epic direct payment” y es mucho más barato que el método de pago que usa la pasarela de Apple. Aquí podéis ver una captura:

(Image credit: Epic Games)

En su nota de prensa describen el porqué: “actualmente, cuando usas Apple y Google para pagar, Apple y Google se quedan un 30% de lo que pagas, y el descuento de 20% no se aplicará [a tu compra]”.

Obviamente, está claro que los jugadores de Fortnite van a elegir la opción de Epic. En la misma nota, Epic dice que “sin Apple o Google reducen sus tasas en los pagos en el futuro, Epic te pasará ese ahorro”.

Horas más tarde, Apple asesinaba a Fortnite como un francotirador, eliminándolo de la App Store sin dar ninguna explicación. Actualización: Ahora también ha desaparecido de la Google Play Store. 

Inmediatamente después del movimiento de Apple, Epic presentaba su demanda contra Apple — obviamente preparada sabiendo cuál iba a ser la respuesta — por usar su poder monopolista en la plataforma iOS para abusar de los desarrolladores y cobrar una tasa del 30% de forma injusta.

La compañía también publicó esta parodia del famoso “1984”, el anuncio del primer Macintosh que Apple emitió en la Superbowl de 1983:

En su día, el anuncio original de Apple criticaba el poder de la todopoderosa IBM, argumentando que Apple y su Macintosh liberarían al mundo de la gris dictadura del gigante azul. 

Ahora, las tablas se han tornado: Apple pasa a ser el gran dictador que tiene a sus desarrolladores bajo su férreo control en la App Store — y Epic Games es el liberador que luchará por todos.

La guerra contra el absurdo impuesto de Apple

En una FAQ — documento de preguntas y respuestas — Epic explica que si Apple permite las compras directas controladas por los desarrolladores, los consumidores ahorrarán dinero y los desarrolladores ganarán más. 

No se anda con chiquitas, haciendo notar que Amazon, Grubhub, Best Buy, Uber y otras compañías no son objeto de esta tasa para las compras en la aplicación. ¿Por qué van a ser ellos diferentes?, afirma Epic. Según la compañía, todos los desarrolladores deberían ser libres de ofrecer pagos online en todas las apps. La distinción entre productos físicos, servicios, películas o productos virtuales no tiene sentido.

Obviamente, Epic sabía lo que se les venía encima y han ido a por la yugular de Apple. Y Apple ha respondido de la única manera que sabe: haciendo valer su poder monopolístico y borrando la aplicación. La demanda era inevitable.

No es la primera vez que Apple aplasta una rebelión así. El caso más reciente ha sido  la nueva aplicación de correo electrónico Hey, desarrollada por los creadores de Basecamp. Hey también ofrecía compras en la app sin pasar por Apple. En ese caso, las dos compañías llegaron a un acuerdo algo extraño: los usuarios de iOS tendrían una prueba de 14 días gratis que luego podría transformarse en una opción de pago en una página externa.

Y hace un par de días, Microsoft denunció públicamente que Apple les había prohibido publicar su servicio xCloud en la App Store, alegando que no podrían revistar los juegos de la Xbox que los usuarios podrían usar vía este servicio de streaming. Obviamente, la razón es que Apple no quiere competir con xCloud y arriesgarse a perder su parte del pastel en el jugoso mercado de los videojuegos. Lo mismo le pasó a Google con su plataforma de game streaming Stadia.

Goliath (y decenas de miles de David) contra Goliath

Hay muchos más casos que demuestran que Apple sigue ejerciendo su gran poder e imponiendo a los desarrolladores unas condiciones y una tasa del 30% que es tan infame como absurda. Los de Cupertino dicen que el dinero es para mantener la App Store, los servidores que descargan las aplicaciones y la seguridad del ecosistema, con evaluaciones de las apps y editores que mantienen la tienda en orden. 

Obviamente, esto es una mentira como un templo. Primero, los gastos de descarga de una aplicación de unos cuantos megabytes — por mucho que se la compren millones de personas — son ridículos. Y el trabajo de filtrado, selección y seguridad brilla por su ausencia: la App Store está llena de porquería y, en numerosas ocasiones, se les han colado troyanos y aplicaciones que son un peligro para la seguridad de los usuarios. 

Además, la App Store no tiene absolutamente ninguna función en los procesos de compra de contenido o monedas virtuales dentro de apps. Esa es una transacción que la lleva al 100% el desarrollador. Algo parecido posó con Netflix: las películas vienen de los servidores de Netflix, no de Apple — ¿por qué tienen que pagar una tasa en las suscripciones? Netflix se hartó y directamente eliminó la opción de suscripción en la aplicación, pasándola a una página web para evitar que Apple se llevara una comisión injusta y abusiva.

La razón de la tasa Apple — y Google, aunque en este caso los desarrolladores siempre pueden elegir otra tienda Android o publicar la aplicación por su cuenta— es sencillamente la avaricia. Los desarrolladores están hartos porque la tasa es excesiva. La propia Epic Games, que tiene una tienda online para otros desarrolladores, resalta que ellos cobran un margen razonable: el 12%.

Muchos dirán que tiene gracia que una compañía como Epic — que gana miles de millones de dólares al año — demande a Apple. Pero la realidad es que Epic no sólo están luchando esta batalla — que será larga y costosa — sólo por ellos. Desde su posición de poder económico, Epic está dando voz a los pequeños desarrolladores que ya han denunciado a Apple ante organismos oficiales o en foros — y a muchísimos otros que no se atreven a denunciar por miedo.

Antes de esta demanda de Epic, la Unión Europea ya había puesto en marcha una investigación antimonopolio contra Apple por estos mismos motivos.  Así que, pase lo que pase, bravo Epic por plantarle cara al bully Apple. Y por darle munición a la Unión Europea y otros gobiernos para que actúen de una vez y eliminen este abuso para siempre.

Apple no puede limitar la libertad de desarrolladores ni usuarios para elegir los servicios que ellos quieran y evitar la competencia natural del mercado en iOS. Tim Cook y sus mariachis deben permitir nuevas tiendas de apps independientes en iOS como ya lo hizo en su día Google — por el bien de todos.