Skip to main content

Los parches de Windows 10 serán menos problemáticos gracias a un nuevo proceso de actualización

(Image credit: Microsoft)

Ya sabéis que estamos hasta los diodos de informar sobre la docena y media de problemas que trae cada parche acumulativo de Windows 10. Parece que los de Microsoft lo hacen para cachondearse de nosotros pero no, la realidad es una mezcla de procesos excesivamente complicados, los millones de configuraciones de hardware PC que hay por ahí y una pizca de incompetencia suma. Afortunadamente, Microsoft dice que todo esto va a cambiar pronto.

Los de Redmond afirman que van a simplificar y mejorar el proceso de actualización  a partir de ahora. Microsoft ha tomado la decisión de incluir sus actualizaciones de pilas de servicio (servicing stack updates o SSU) como parte de sus habituales parches acumulativos. 

Hasta ahora los SSU — que contienen cambios importantes para el proceso de actualización — se instalaban por separado. Eso podía ocasionar conflictos, como que un parche no pudiera instalarse por la falta de componentes.

Según Windows Latest, esta combinación evitará este tipo de errores que afectan especialmente a administradores de sistema encargados de actualizar varios PCs simultáneamente.

Necesitamos actualizaciones robustas

Según Microsoft, la SSU de septiembre para la actualización Windows 10 May 2020 Update “incrementa la calidad de la pila de servicio, que es el componente que instala los parches de Windows. Los SSU se aseguran de que tengas una pila de servicio robusta para que tus dispositivos puedan recibir e instalar las actualizaciones de Microsoft”.

“Adicionalmente, este parche activa un diseño de paquete único que incorpora la SSU y el último parche acumulativo (Latest Cumulative Update). La combinación de SSU y LCU hace que la experiencia de despligue e instalación sea más sencilla“, dice Microsoft. 

Al parecer ésta será la estrategia a partir de ahora. Desgraciadamente, está por ver si este nuevo método de actualización evitará los problemas y errores que han plagado los parches de Microsoft en los últimos meses. No pasa una semana sin que nos enteremos de un nuevo conflicto sin sentido con los efectos más variopintos, desde la pérdida del sistema de audio a la ralentización de tu PC y, en ocasiones, la temida pantalla azul bloqueando el sistema en un bucle infinito.

Veremos qué pasa con la actualización de septiembre que, por lo pronto, parece que resuelve el error de Windows 10 que destroza tu disco.