Skip to main content

¿Tu teléfono se calienta demasiado? Aquí te enseñamos cómo mantener fresco el móvil en un día de calor

Refréscalo

Va a hacer calor
Va a hacer calor
(Image: © Future)

El sobrecalentamiento del móvil es un problema que muchas personas sufren en los días calurosos de verano (o en los días calurosos de cualquier estación - gracias al calentamiento global), y puede ser un fastidio si quieres hacer fotos, consultar direcciones o llamar a la gente con tu smartphone cuando estás fuera de casa.

Sin embargo, no tienes por qué resignarte y convivir con ello, ya que hay formas de mantener fresco tu teléfono, o simplemente de evitar que se caliente demasiado, sin tener que apagarlo e prescindir de él durante un tiempo. Y no, no nos referimos a sumergirlo en agua, eso probablemente acabará mal.

Por ello, para ayudarte a sobrevivir las calurosas temporadas del verano sin perder tu teléfono, aquí hay algunos consejos sobre cómo parar el sobrecalentamiento de tu teléfono y mantenerlo fresco en un clima cálido. 

1. Mantenlo alejado del calor

En un día caluroso buscarás la sombra para evitar el calor. Tu teléfono quiere exactamente lo mismo. Haz todo lo posible para evitar dejarlo a la luz solar directa, ya que puede hacer que se caliente muy rápido.

Si estás en casa, por ejemplo, no lo pongas junto a la ventana. Asimismo, si estás en un picnic, ponlo bajo una tela opaca para protegerlo del Sol.

Del mismo modo, no dejes tu móvil en el coche o en un invernadero, o en cualquier otro lugar donde se acumule el calor en un día soleado, ya que cocinaría tu teléfono tan rápido como te pasaría a ti mismo.

Haciendo esto, evitarás que el dispositivo se caliente rápidamente. 

Carcasas de iPhone 11

(Image credit: Future)

2. Quítale la carcasa

Si tienes puesta una carcasa en tu teléfono, lo mantendrá calentito y cómodo en los meses de invierno, y también tostado en los meses calurosos. ¡Quítale ese abrigo!

Una carcasa puede actuar como aislante, por lo que si tu teléfono se calienta, mantendrá dentro ese calor; debes quitársela para que el calor se disipe lo más rápido posible.

Claro, si tienes una buena funda que sea útil más allá de proteger tu teléfono, como una con tarjetas de crédito o con una batería externa, es posible que quieras dejarla puesta. Pero si solo te estás relajando en casa o descansando en una sombra del parque, no estaría de más quitar la carcasa durante unos minutos. 

3. Modifica la configuración del teléfono

El diablo está en los detalles, por lo que si quieres mantener tu teléfono fresco, hay algunas configuraciones útiles que puedes cambiar para asegurarte de que no se caliente demasiado.

En primer lugar, baja el brillo de la pantalla lo más que puedas; esto podría hacer que la pantalla sea más difícil de ver, pero consumirá menos batería y hará que el dispositivo se caliente menos. Si tu teléfono tiene brillo adaptable, esto podría ajustar automáticamente el brillo al máximo si estás fuera, así que deberías apagarlo.

En segundo lugar, apaga los datos si no los estás usando, y quizá deberías poner el dispositivo en modo avión si no necesitas hablar con nadie durante un rato. Al igual que el brillo de la pantalla, desactivar estas funciones puede ahorrar batería, lo que está bastante relacionado con la temperatura del teléfono.

Algunos teléfonos, particularmente los móviles para gaming, tienen modos en los que se usa overclock para mejorar el rendimiento del teléfono mientras consumen energía más rápidamente. Naturalmente, esto también deberías quitarlo. Si no sabes si tu teléfono tiene este tipo de modo, probablemente no lo tenga, ya que los modos de juego se añaden solo en ciertos dispositivos de nicho. 

Quizá debas dejar de jugar durante un rato

Quizá debas dejar de jugar durante un rato (Image credit: Aakash Jhaveri)

4. No lleves tu teléfono al límite

Haga calor o no, hay cosas que hacemos que calientan el teléfono: ejecutar juegos intensos, editar vídeos o fotos, o la carga rápida de la batería, puede aumentar la temperatura del móvil.

Si el calor del día calienta tu teléfono hagas lo que hagas, sería prudente evitar hacer ciertas cosas que lo calienten más aún: dos fuentes de calor a la vez podrían hacer que se caliente súper rápido.

Por ello, si puedes evitar jugar un poco, cargarlo a velocidad normal y dejar para más tarde el retoque de tus imágenes y vídeos, tu teléfono te lo agradecerá.

iPhone 11 Pro

(Image credit: Future)

5. No guardes el teléfono en tu bolsillo

Tus bolsillos pueden dar mucho calor a un teléfono: casi siempre van pegados a tu piel, absorbiendo todo el calor de tu cuerpo. Saca el teléfono de cualquier bolsillo ajustado de pantalones o camisas, donde hay más calor. En invierno, te diríamos que preferiblemente uses  los bolsillos de la chaqueta o el abrigo, pero en un día de calor es poco probable que te lleves uno puesto. Si estás fuera de casa, tal vez sea mejor llevar tu teléfono en un bolso, porque al menos está más lejos de ti. Y si estás sentado quieto en algún sitio, puedes sacar el móvil de tu bolsillo y dejarlo en algún lugar donde puedas verlo.

6. No intentes enfriarlo a la fuerza

La mayoría de las veces, los trucos para hacer que tu teléfono se enfríe podrían acabar haciendo más mal que bien.

En primer lugar, no te recomendamos sumergir tu teléfono en agua ni ponerlo bajo un grifo, incluso si tu teléfono tiene resistencia IP68. Podría caerse porque está resbaladizo, o quedarse sumergido demasiado tiempo o incluso puedes haber confundido su clasificación de resistencia al agua. Además de eso, estos métodos no siempre tienen mucho efecto.

Tampoco dejes tu teléfono en una nevera o congelador: el enfriamiento rápido de los smartphones puede hacer que se forme condensación dentro del dispositivo, dañándolo y anulando la garantía. 

Una "nevera" para tu teléfono

Una "nevera" para tu teléfono (Image credit: Future)

7. Compra un enfriador de teléfonos

Los enfriadores de teléfonos son periféricos diseñados principalmente para gamers. Utilizan principalmente tecnología de disipación de calor y pueden mantener tu móvil fresco cuando normalmente estaría caliente.

Puedes comprar uno de éstos en Amazon por un precio bastante bajo y debería durar mucho tiempo, por lo que podría ser una buena inversión si tienes problemas frecuentes con el sobrecalentamiento de tu teléfono.

No hemos probado muchos de los enfriadores de teléfonos que hay disponibles, por lo que no podemos dar fe de la calidad de todos. Pero hemos usado los suficientes para saber que pueden ser bastante útiles.

8. Ponlo junto a un ventilador.

Si no crees que un enfriador de teléfono sea lo adecuado para ti, entonces tal vez optes por recursos de más baja tecnología: simplemente enciende tu ventilador de casa y coloca tu móvil en un sitio cercano donde le de la corriente de aire.

Esto debería enfriar tu teléfono a un ritmo lo suficientemente lento como para que no se dañe, al tiempo que mitiga parte del calor que podría acumular por las altas temperaturas del día y por los procesos internos en ejecución del móvil.

Si combinas este método con algunos de los otros consejos, y te aseguras de que el aire del ventilador le está llegando bien al móvil, probablemente puedas evitar que tu dispositivo se sobrecaliente. 

Editor en TechRadar España de día, guitarrista de blues y friki de los cómics de noche. ¿O era al revés?